Por @Alvy — 26 de Agosto de 2016

Lo llamé @ Cafe y, colega, la gente no tenía ni idea de lo que significaba el símbolo ese.

– Glenn McGinnis
Fundador del @ Cafe (1995)

Corrían tiempos de cambios en el invierno de 1995… La Web se había inventado hacía poco y la gente usaba más CompuServe y AOL que «la red esa de las universidades» pero Nick Barnes y Chris Townsend decidieron abrir el primer «café Internet», al que llamaron simplemente @ Cafe. En Vox han revisado su historia y los archivos al respecto.

Por aquella época la arroba (@) era el símbolo del correo electrónico, aunque en muchos servicios electrónicos ni siquiera se utilizaba – ni estaban conectados a Internet. Con el tiempo pasaría a popularizarse como el separador entre «el nombre» y «el lugar/servidor» en las direcciones de email. «¿Qué es eso de e‑mail?», se preguntaban en televisión. Y es que en aquella primera época la gente no tenía ni idea de lo que era esa letra «a» con un circulito ni nada de lo que empezaba a surgir en Internet. McGinnis tuvo que explicar la historia de la arroba mil veces a todo el que entraba allí, a reporteros, periodistas que le entrevistaban en televisión y demás.

El @ Cafe había sido antes una librería y les pareció un lugar apropiado por aquello de los viejos medios, los nuevos medios, la cultura. Provenientes de la época de los videojuegos convencieron a algunos inversores para crear «un sitio en el que pudieras sentarte, tomarte un café y jugar un rato», algo parecido a lo que existía en algunos lugares en Tokio. Ni siquiera los inversores sabían lo que era Internet: era 1995, la época de Netscape 1.0 y ninguno de ellos había estado «en línea» con anterioridad.

La la mejor conectividad de la época: una conexión T1 (~1,5 Mbps) por la que pagaban 9.000 dólares al mes (hoy en día, 20 años después, se pueden conseguir 300 Mbps, unas 20 veces más capacidad, por el equivalente a 100 dólares, diez veces menos). Había una habitación con servidores pero no había aire acondicionado, de modo que metían hielo en un gigantesco cubo de basura para que al menos aquello estuviera «fresquito».

¿Y todo, para qué? Internet era tan incipiente que las páginas web de la época eran absurdamente pocas, feas y sin apenas contenido. Ofrecían servidores para quien quisiera crear su propia página web. Curiosamente el lugar atrajo a los frikis del East Village, a estudiantes, e incluso al famoso hacker Phiber Optik y toda su banda… Hasta que los pillaron in fraganti y acabaron en la trena.

Con el tiempo el @ Cafe cerró. Ahora es un edificio de apartamentos, un estudio de yoga y un restaurante latino orgánico para veganos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear