Por @Alvy — 17 de Junio de 2014

Ben North y su hija de 7 años crearon este pequeño proyecto consistente en un robot que juega a Simon y es capaz de derrotarlo. Como los lectores recordarán sin duda Simon es ese juego de memoria de finales de los 70 que se convirtió en un clásico en los 80 y ha llegado hasta nuestros días en diferentes versiones: clones, portátiles, apps… (El vídeo muestra toda la construcción de forma detallada; a partir de 01:30 se puede ver en acción).

Tal y como cuentan en A Simon-playing robot la mayor parte de las piezas son de Lego; los fototransistores para detectar las luces y los servos que mueven los dedos mecánicos están controlados por Arduino. La programación es sencilla una vez consigue afinarse el punto en el que se detecta el encendido de las luces, lo cual no es trivial pues puede depender de la luz ambiente.

Una curiosidad sobre Simon es que la secuencia más larga posible en el juego es de 32 luces, algo que incluso entraría dentro del rango de lo «humanamente posible». Aun así, teniendo en cuenta que en cada ronda se alarga la secuencia un solo color más y hay que repetirla completa, completar el juego requiere 528 pulsaciones sin equivocarse en ninguna.

(Vía hack a day.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear