Por @Alvy — 11 de Mayo de 2016

Derek de Veritasium se ha dado un rulo por la Bóveda Global de Semillas Svalbard, uno de los lugares más post-apocalípticos pero aun así reales que podemos encontrar en nuestro planeta:

La Bóveda Global de Semillas Svalbard está construida como un silo de alta seguridad bajo una montaña, en una remota isla del Círculo Polar Ártico llamada Spitsbergen, cerca de la aldea de Longyearbyen.

Es un lugar en el se se pretende preservar la biodiversidad de los cultivos globales del planeta, por si en el lejano futuro pudieran necesitarse, tal vez por su extinción, por alguna alguna catástrofe global, guerra o cualquier otra causa.

Sus cifras son bastante asombrosas: excavada a 130 metros de profundidad contiene cientos de miles de semillas de más de 100 países y una capacidad para llegar hasta unos 5 millones de semillas en total.

El lugar parece definitivamente frío y congelado por todo su interior; recuerda vagamente a un cruce entre la estación polar antártica Amundsen-Scott ;y la Iron Mountain de Pensilvania. El hielo domina el panorama aunque siempre de una zona controlada. Las semillas llegan ya selladas a la Bóveda, para evitar problemas de almacenamiento.

Entre las excepciones a las semillas que se guardan hay dos tipos: por un lado la marihuana (!!) y por otro cualquier tipo de semillas modificadas genéticamente (?!) El resto podrían perdurar cientos de años convenientemente congeladas a 18 grados centígrados bajo cero – una temperatura que, como dice Derek, «te hiela hasta los agujeros de la nariz».

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear