Por Nacho Palou — 24 de Marzo de 2016

Brent Rose de Wired se acercó hasta las instalaciones de Arx Pax para probar la versión 2 de su monopatín volador llamado Hendo Hoverboard 2.0.

No es que el monopatín Hendo vuele realmente, sino que más bien levita o se mantiene en suspensión sobre una superficie contra la que los motores del Hendo se mantiene en rechazo magnético, de forma parecida a como funcionan los trenes de levitación magnética.

A pesar de que el modelo nuevo es más estable al tener los motores más distanciados entre sí y tiene más forma de monopatín, sigue presentando los mismos problemas que el modelo anterior: necesita una superficie específica para funcionar —en este caso, un suelo de cobre— es inestable y ofrece poco control, así que resulta poco maniobrable, por no decir que básicamente no puede girar. Ah, y cuesta unos 20 000 dólares.

Pero el invento tiene su aquel y sin duda el modelo 3.0 será un poco mejor.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear