Por @Alvy — 14 de Junio de 2016

Por aquí somos muy de ingeniería moderna de megaconstrucciones pero también apreciamos el mérito de sus equivalentes en la antigüedad. Por eso es nos parece reseñable el esfuerzo que un equipo de constructores y arqueólogos lleva tiempo haciendo en medio de un bosque para reconstruir Guédelon, un castillo del siglo XIII. Pero lo más interesante es que lo están haciendo con técnicas medievales de la época.

En total llevan ya veinte años de trabajo, entre investigación, localización y la construcción propiamente dicha. En total son 70 personas (incluyendo 40 «obreros») y calculan que necesitarán unos 25 años para completar el proyecto. El proceso incluye desde cortar las piedras y transportarlas a tallarlas a mano. Por otro lado hay que fabricar arcillas y materiales para unirlas – lo cual a su vez requiere un método para llevar agua al castillo sin usar electricidad: ruedas de molino en el río, canales…

Como explican en el vídeo es una ingeniería mezcla de ciencia y arqueología. Toda una aventura para sumergirse en cómo era la ingeniería en épocas remotas. Si todo va bien, el resultado será un bonito castillo fortificado que bien podría haber sido erigido hace 800 años.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear