Por @Alvy — 21 de Julio de 2016

Este vídeo de Benedict Redgrove para ESPN entra en la categoría #gustirrinín y muestra en poco más de tres minutos cómo se fabrican las pelotas de tenis en la fábrica de Wilson, una de las marcas más conocidas.

La clave del asunto es el material gomoso al que se le da forma de cáscara de media esfera en unos moldes, como si fueran pasteles. Con dos de esas mitades pegadas ya se tiene una pelota «calva» que pasa por algunos otros procesos hasta que dos tiras del tejido «peludo» verde-amarillo tradicional se añaden para darle el dibujo tradicional. Encima va el logo de la marca y, luego, a envasar.

Uno podría pensar que todo esto es algo muy automático y de hecho gran parte del proceso así lo parece, pero me pareció curioso que en muchas partes los operarios tienen que repasar e incluso colocar a mano las piezas y pelotas antes de que se pueda continuar. Un puesto tan extraño como alienante debe ser el de «operaria que orienta el dibujo de las bolas adecuadamente para que todas queden alineadas en la matriz» antes de colocar los dibujos.

No sé si todas las fábricas de pelotas serán iguales o esta de Wilson es especialmente artesanal o lo contrario – dicen que de ahí específicamente salen las pelotas del US Open.

El autor del vídeo grabó todo el vídeo en un solo día y cuenta que el proceso requiere 24 pasos diferentes, en un ambiente caluroso y de «trabajadores rápidos». Dice que ver tanta eficiencia, mecánica y belleza en los procesos le llenó de placer y que disfrutó mucho con el trabajo. Así ha de ser.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear