Por @Alvy — 17 de Mayo de 2016

The Slide, Londres

Llamado simplemente The Slide (El tobogán) esta maravilla de la ingeniería es una «actualización» de una construcción que hay en el Parque Olímpico Reina Isabel de Stratford en Londres, donde se instaló para las olimpiadas de 2012. Originalmente era una gigantesca escultura de 115 metros de altura sin mucho más reseñable. Pero ahora va a ser reconvertida en tobogán-túnel mediante un increíble diseño adosado en toda su estructura.

En SolidSmack tienen más datos sobre esta peculiar instalación: tiene el aspecto de una doble hélice como la del ADN, con 12 giros tipo sacacorchos en total. El recorrido total requiere tan solo 40 segundos porque la velocidad de bajada es de unos 24 km/h – que así a simple vista no parecen mucho pero que en primera persona y con la impresionante caída de más de 100 metros y las zonas transparentes deben parecer mucho más.

Los interesados en este tipo de estructuras encontrarán interesante este vídeo sobre su construcción, casi un paso-a-paso sobre el «cómo se hizo».

La atracción debe suponer toda una sobredosis de adrenalina para los 28 euros por «viaje» (¡ouch!) que cuesta, en lo que será una experiencia casi instantánea. Quizá si alguien pasa por Londres y tiene ocasión de probarlo –se abre a mediados de junio– nos pueda contar qué tal la experiencia.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear