Por @Alvy — 21 de Septiembre de 2016

Este vídeo sin narración de Deep Blue Ship muestra a lo largo de sus 25 minutos cómo es la vida en un buque portacontenedores, un megacoloso de los mares que pese a su tamaño suele ir tripulado por unas pocas personas (entre 20 y 40 es lo normal). En sus escenas pueden verse las tripas del barco, los mecanismos e ingeniería subyacentes y también otros lugares del «día a día».

Como puede verse su aspecto es medio el de un crucero de una estrella medio el de cualquier estación polar o plataforma petrolífera: zonas de trabajo por turnos bien separadas de las zonas para la tripulación; allí hay camarotes, gimnasio, comedor, diversas áreas comunes y hasta piscina.

Los buques portacontenedores no son muy rápidos (se mueven a unos 20-25 nudos = 30-40 km/h) pero pueden transportar miles y miles de TEUs, que es el nombre que reciben las cajas metálicas estándar que viajan de un lugar a otro del mundo – apasionantes en sí mismas.

Parece el típico sitio de recogimiento y duro trabajo, con equipamiento muchas veces más propio de la electrónica de una central nuclear antigua que de una «oficina moderna» – al menos esa es su apariencia. Para el horror de muchos el buque no tiene Internet (excepto Internet por satélite para el capitán y una red interna a la que se hacen llegar correos y similares). Y por supuesto no se puede beber alcohol en las ocho horas anteriores a entrar de turno. La mayor parte del espacio son enormes y altísimas bodegas en los que se colocan cual piezas de Tetris los contenedores, que son descargados por gigantescas grúas al llegar a puerto.

En el título del vídeo identifica el buque como el CMA CGM Vela, de bandera alemana, 130.000 toneladas y 347 metros de longitud. La música de Enya que acompaña es bastante hipnotizante (a ver si no la eliminan de YouTube). En general el vídeo a mi me recordó poderosamente a la nave Nostromo de Alien y a algunas otras meganaves de transporte de la ficción, solo que este buque es real y nos trae de lugares lejanos los objetos que compramos cada día.

Como pensamiento inquietante solo recordar que hay unos 200 buques de este tipo abandonados en mares de todo el mundo, la mayoría de la naviera Hanjin Shipping que tiene a 1.500 trabajadores en pleno mar sin pagarles y a cuyos buques ningún puerto de ningún país quiere acoger. Y del mismo modo que estos buques pueden tener su encanto también tienen pinta de ser bastante oscuros y tenebrosos cuando llegan las malas condiciones, como debe estar sucediendo en este caso que se alarga ya semanas cuando no meses sin solución.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear