Por @Alvy — 20 de Septiembre de 2016

Lo de las megaconstrucciones de ingeniería china está alcanzando un nivel difícil de igualar y sin duda es digno de elogio. Esta vez han construido en la famosa Presa de las Tres Gargantas (otra bestialidad artificial en sí misma) el elevador de barcos más grande del mundo: es capaz de transportar barcos de 3.000 toneladas de desplazamiento, 280 metros de largo y su altura es colosal en sí misma: 113 metros. Verlo en vídeo recuerda escenas de grandes estaciones espaciales de la ciencia ficción o de las gigantescas arcas de la catastrófica 2012.

Cada viaje «arriba o abajo» en el elevador requiere de entre 30 y 40 minutos, todo un ahorro respecto a las 3 o 4 horas necesarias para superar el mismo desnivel a través de las compuertas convencionales. Debido a lo peculiar de su elevación además funciona tanto si hay una variación de 12 metros en el nivel del agua en la parte inferior o hasta 30 metros en la superior.

Aunque el desnivel que superan los barcos es de «sólo» 113 metros las torres sobre las que están instalados los mecanismos son mucho más altas, 195 metros en total. Por situarlo en contexto: eso es algo menos que las más altas torres del Cuatro Torres Business Area de Madrid, tan alto como el emblemático edificio Torrespaña (justo hasta la base de la antena) o más o como el malogrado y colosal rascacielos Intempo de Benidorm. Solo de imaginar algo así en el paisaje urbano da cosica.

(Vía Ingeniería en la Red + Ingeniería Civil.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear