Por Nacho Palou — 3 de Abril de 2018

Esta cosa es bastante alucinante a pesar de que puede resultar un poco repulsiva: se trata de un dispositivo diseñado para funcionar imitando el tracto intestinal y el colon humano. Algo así como un intestino robot que produce combustible sólido para cohetes. Lo han construido investigadores de la universidad de Chuo y de la JAXA, la agencia espacial japonesa, con el propósito de producir este combustible de forma eficiente y continuada.

Según explican en This amazing robot intestine barfs out perfectly mixed rocket fuel,

La mezcla pegajosa que expulsa el intestino robot es una combinación de perclorato de amonio en polvo, polvo de aluminio y un aglutinante de elastómero compuesto de polibutadieno con terminación de hidroxilo (HTPB). Esos son los ingredientes del combustible sólido para cohetes. El mezclador está cerrado en ambos extremos y los materiales se añaden en el centro, junto con el aire presurizado. A medida que el intestino robot se contrae y se expande se produce el proceso de mezcla, que resulta en la expulsión del combustible. Después se deja secar para convertirlo en un sólido gomoso.

Este tipo de combustible sólido se utiliza en cohetes pequeños, principalmente, y producirlo no es trivial: normalmente se produce amasando la mezcla en recipientes herméticos (en producción por lotes) y requiere un especial cuidado para evitar que la fricción mecánica reduzca la calidad de la mezcla o cause su ignición accidental.

Los investigadores creen que este método de producción de combustible sólido para cohetes puede simplificar, abaratar y resultar más eficiente que cualquier otro método actualmente utilizado.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear