Por Nacho Palou — 15 de Marzo de 2017

Wolverine, desarrollado por el Shape Lab de la Universidad de Stanford, es el nombre de esta suerte de cruce entre un guante de realidad virtual y las garras de Lobezno. Se trata de un dispositivo háptico que tiene la capacidad de simular la solidez de un objeto que existe únicamente en un entorno virtual.

El dispositivo —que ha sido diseñado para resultar económico, simple y ligero— proporciona mediante unos motores una fuerza contraria a la que se ejerce al coger un objeto con la mano. De este modo aunque se esté cogiendo un objeto virtual el usuario siente una resistencia entre los dedos y el pulgar según la forma (cúbica, triangular, esférica) y la densidad del objeto, con el fin de proporcionar la sensación física y real de estar cogiendo un objeto sólido.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear