Por @Alvy — 26 de Mayo de 2015

Esta especie de pasarela que puede considerarse un puente en suspensión tiene 270 metros de longitud y está a 130 metros de altura sobre el suelo; es la más larga de Suiza. Además de la ingeniería de su diseño requirió bastante maña -y un helicóptero- para su despliegue.

En total hay seis fuertes cables de acero que sujetan la estructura, cada uno de 36 mm de grosor, con 728 tablillas de madera de casi un metro de largo y una red metálica para proteger los laterales, de algo más de un metro de altura.

En su construcción trabajaron 28 personas durante ocho meses. En ambos extremos hay dos poderosos pilares que sujetan la estructura, con unos anclajes taladrados a gran profundidad en el suelo de la montaña.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear