Por Nacho Palou — 10 de Noviembre de 2015

Investigadores de la Universidad de Donghua, en Shanghai, han desarrollado este papel que se pliega y se despliega cuando recibe luz o calor, caso de recibir una ligera radiación infrarroja.

Lo interesante del asunto es que la manera en que se pliega y se despliega el papel puede programarse previamente, de modo que se puede controlar y anticipar cómo se moverá el papel en función de la luz que reciba. Ajustando previamente las dobleces es posible hacer que el papel, literalmente, eche a andar al apuntarle con una luz.

En esencia se trata de convertir energía térmica en energía mecánica; en este caso los investigadores aplicaron técnicas del origami (el arte japonés del plegado de papel) a una lámina de papel basado en nanopartículas de óxido de gráfico: el movimiento se produce cuando el papel absorbe las moléculas de agua del aire, carga que provoca que el papel quede extendido horizontalmente. Al recibir calor —por ejemplo con una lámpara— el agua se evapora rápidamente y el papel vuelve a recuperar su forma. Repitiendo el proceso —encendiendo y apagando la fuente de luz y calor— el papel camina.

Funcionamiento-Origami-Vivo

Para los investigadores este tipo de dispositivo tiene un gran potencial, especialmente en el desarrollo de elementos relacionados con la robótica, caso de sensores y músculos artificiales. El desarrollo de músculos artificiales «es uno de los santos griales de la robótica.»

Fuente: Watch scientists move this new material around without ever touching it y Origami-inspired active graphene-based paper for programmable instant self-folding walking devices.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear