Por Nacho Palou — 20 de Abril de 2015

Después de ver en acción el droide BB-8 (que no está generado por ordenador sino que al parecer es de verdad) Christian Poulsen tuvo la clásica reacción de «¡lo necesito!» y se puso manos a la obra para construir su propio BB-8 a escala —cosa que logró «en cuestión de horas».

El punto de partida al que ingeniosamente recurrió Poulsen es Sphero, una pelota robotizada que se controla con el teléfono móvil por Bluetooth.

El proceso de construcción paso a paso se puede ver en BB-8 Sphero Droid.

Básicamente lo que hizo Poulsen es cortar la pelota robotizada Sphero por la mitad y colocar un imán de neodimio en su interior, colocado en la parte superior del mástil que mantiene el mecanismo interno del Sphero dentro de la carcasa; ese mástil siempre ‘apunta’ hacia arriba, del mismo modo que sucede con el manillar de un Segway, que siempre se mantiene vertical.

Sphero BB-8 Christian Pulsen

De hecho, el principio de funcionamiento del Sphero es el mismo que el del Segway, salvo que en el Sphero el avance del micro-segway que habita en su interior rodar la bola.

Finalmente mecanizó la cabeza con espuma sólida y le colocó otro imán que tiende a mantenerse unido al que hay en el interior de la esfera mientras ésta se mueve libremente entre ambos imanes.

Desde luego, si no es así como funciona el BB-8 de verdad debe de ser algo muy parecido, aunque a un tamaño mayor — y, desde luego, si el BB-8 de Star Wars es algo mucho más complicado que este modelo en miniatura entonces alguien debe estar tirándose de los pelos ahora mismo.

Vía Make.

Actualizado: Sphero confirma su participación en el desarrollo del droide BB8.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear