Por @Alvy — 13 de Noviembre de 2006

Bobby Fischer, la leyenda del mundo del ajedrez, no deja de hacer de las suyas y ahora ha decidio enfrentarse a uno de los mayores bancos del mundo (antes lo hizo tambíen contra el gobierno de Estados Unidos). Tras su desaparición durante años y su reaparición medio por sorpresa, acabó pidiendo asilo político en Islandia, donde vive desde 2005.

Al parecer el año pasado UBS, su banco suizo, decidió liquidar sus propiedades y cerrar su cuenta bancaria, enviándole el dinero a su banco de Islandia. Fischer y su abogado intercambiaron decenas de cartas con el banco pidiendo explicaciones. No contento con lo que estaba pasando, ahora Fischer ha escaneado y publicado todas las cartas en su web (eso es una versión cacheada, aquí el original), donde se pueden ver de su puño y letra las protestas, y hasta las cuentas que mantenía en el banco con las cantidades (algo más un millón de dólares en efectivo y otro millón en valores e inversiones diversas). Parece ser que incluso cuando el dinero llegó a Islandia Fischer pidió que lo devolvieran a Suiza porque no está conforme con la actuación de su banco.

Una forma original de protesta, sin duda.

(Vía MetaFilter.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear