Por @Alvy — 8 de Marzo de 2012

Arquímedes asentiría orgulloso. Esta preciosa montaña rusa es todo un homenaje al gran científico griego. Está completamente construida en madera; su autor le dedicó unas cien horas de trabajo a lo largo de nueve meses – y de eso hace más de 20 años. Como curiosidad, utiliza el famoso tornillo de Arquímides a modo de ingenioso mecanismo para elevar las canicas; la gravedad hace el resto.

(Vía The Kid Should See This..)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear