Por Nacho Palou — 26 de Marzo de 2012

Cuando se coloca el iPhone en un smart pet éste vuelve a la vida como en Reanimator.

Se trata de una especie de Tamagotchi con movilidad que reconoce y reacciona a ciertos gestos, se comunica con otros de su especie (vía Bluetooth), pone carillas y hasta estornuda.

Si el móvil por sí mismo no es capaz de sacarte de quicio seguro que un smart pet de-bandai-que-guay lo consigue.

Vía Touch Arcade.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear