Por @Alvy — 14 de Enero de 2004
Vía Pixel y Dixel llega algo sobre la actualidad de LEGO, que por desgracia no es muy halagüeña:
(...) «Las cifras del 2003 para Lego han sido terribles: 188 millones de euros en pérdidas. Así que la empresa en manos ahora de Kjeld Kirk Kristiansen (nieto del fundador) volverá al negocio tradicional: las clásicas piezas de colores. Esperemos que Mindstorms y Lego Wear no desaparezcan.»
En algún otro sitio he leído que Mindstorms sí que va a desaparecer, así que me parece que me quedaré sin la oportunidad de conseguir uno...
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones