Por Nacho Palou — 2 de Septiembre de 2008

Tal vez sea más artístico que práctico, pero desde luego es bonito: (de)ligh, de Cristina Ferraz, es el be water aplicado a la luz. Al mezclar el líquido con agua ésta resplandece, del mismo modo que las barritas luminosas brillan cuando se mezclan ambos componentes. Al parecer la luz líquida dura hasta 20 horas.

(Vía Neatorama.)

Compartir en Facebook  Tuitear