Por @Alvy — 28 de Noviembre de 2016

He estado siguiendo estos últimos días en Chess24 la final del Campeonato del Mundo de ajedrez 2016, que enfrenta al noruego Magnus Carlsen y al ruso Sergey Karjakin en Nueva York, con una rivalidad digna de los mejores tiempos. De momento llevan 11 partidas y hay ganado tan solo una cada uno, terminando el resto en tablas. Quien gane la partida de hoy (20:00 hora peninsular española) se lleva el campeonato.

La retransmisión se puede seguir en vivo; de hecho ha habido bastante polémica con los derechos de emisión y las retransmisiones «alternativas», por el hecho de que muchos medios simplemente han preparado una mesa con analistas y van comentando las jugadas sobre sus tableros tal cual se producen (a veces con uno o dos minutos de diferencia). No utilizan imágenes ni audio de la sala. La empresa AGON que es la propietaria de los derechos de las retransmisiones demandó a estos medios, pero una corte a favor de éstos al tener en cuenta que los movimientos de una partida son hechos no sujetos a copyright –como el tanteo de un partido de fútbol o de baloncesto– y no guardan ningún «secreto comercial».

Las retransmisiones de Chess24, por ejemplo, son una forma estupenda de seguir el evento: no hace falta siquiera estar registrado. La gente va comentando en un canal estilo Twitter, los comentaristas/analistas principales son el GM Pepe Cuenca y el GM David Antón «el niño»; a veces se les unen la Maestra Damaris Abarca y David Martínez, entrenador de la selección femenina española. Y es que son muchas veces cuatro o seis horas de retransmisión lo que dura una partida, en las que no hay pausas.

Quien gane hoy gana el campeonato. Pero si la partida termina en tablas, habrán empatado en el global, de modo que pasarán a un cruel desempate en el que las partidas se juegan cada vez más a degüello si siguen empatando

  • Cuatro partidas semi-rápidas de 25 minutos + 10 segundos de incremento
  • Cinco partidas rápidas (blitz) de 5 minutos + 3 segundos de incremento
  • Una partida de Armagedón, en la que las blancas tienen 5 minutos y las negras 4, en el que la tablas favorecen con victoria a las piezas negras

No conocía hasta ahora el formato Armagedón, pero suena de lo más salvaje. Veremos si se llega hasta ahí porque hasta el momento la cosa ha estado muy igualada.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear