Por @Alvy — 26 de Abril de 2016

No sé cómo a nadie se le ocurrió esto antes: es un trenecito de Lego al que se le ha adosado una pequeña cámara de vídeo GoPro. El recorrido da vueltas por todas las habitaciones de la casa e incluye también zonas del jardín. En total, unos 50 metros de vías.

El acompañamiento de otros trenes por otras vías y paisajes es muy resultón; «presencias» como la del gato resultan un tanto estrambóticas pero interesantes. Incluso la parte más salvaje a lo Indiana Jones por las zonas más «arboladas» tiene su aquel.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear