Por @Alvy — 1 de Mayo de 2014

La técnica es esta: (1) con un cuchillo, destornillador o cuchilla de afeitar rascas una zona de la parte metálica, lo que lo volverá transparente. (2) Cuando queda solo el plástico lo calientas con un mechero unos 15-20 segundos. (3) Soplas y… ¡Pompas de plástico! Se solidifican casi al instante en extrañas formas.

Como bonus puedes comprobar que la estulticia de los comentaristas de YouTube sigue batiendo récords; recientemente fueron nombrados algo así como la mayor peste que asola Internet: lo peor de lo peor.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear