Por @Alvy — 22 de Junio de 2015

Este curioso e hipnótico cubo de GeoBender tiene movimientos bastante asombrosos, además de que sus patrones son también interesantes – más concretamente, fractales.

Pero a diferencia de los hexaflexágonos que son casi triviales de construir el GeoBender emplea 12 pirámides individuales conectadas por dos lados además de unos potentes imanes que dan rigidez a la estructura. Esto lo hace un poco caro (unos 100 dólares), casi un objeto de coleccionista de rarezas.

Su utilidad: sirve para manipularlo y epatarse o para jugar a construir todas las formas posibles, no solo de una sino de todas las maneras que matemáticamente existen para ello – algo que al parecer no es fácil.

(Vía For you, a proof.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear