Por Nacho Palou — 4 de Noviembre de 2013

Estos robots que Play-i está desarrollando con la financiación obtenida a través de microdonaciones. La idea y la esperanza de sus impulsores es que los robots sirvan para que niños en edad preescolar puedan practicar y desarrollar la lógica de la programación, logrando que estos juguetes hagan tareas y que se comporten siguiendo las instrucciones indicadas por ellos de forma visual y sonora mediante una aplicación que funciona en tabletas y teléfonos móviles.

De este modo los niños pueden captar conceptos de programación sin tener que escribir líneas de código,

Escribir código es construir secuencias. Un niño de cuatro o cinco años tendría problemas escribiendo una secuencia de código y organizando una cadena de comandos larga. Pero si lo replanteas todo como música con letra, historias y narrativa, los niños de esa edad pueden crear y recordar secuencias largas y complejas.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear