Por Nacho Palou — 15 de Noviembre de 2016

Ah, la realidad virtual, la tecnología que se lleva tu atención a otro mundo mientras tu cuerpo permanece este, a menudo haciendo el ridículo a ojos de los demás.

Para disfrutar la realidad virtual hay que dejar a un lado la dignidad, y este vídeo es una prueba de ello: Dragon Rider pretender ofrecer una experiencia parecida a la de volar a lomos de un dragón, imitando a Hipo en Cómo entrenar a tu dragón.

Pero si los gráficos de Dragon Rider son bastante poligoneros (se distinguen los polígonos tridimensionales que crean el entorno virtual) el dragón físico de madera y cartón del MundoReal™ es (además de innecesario para la experiencia) bastante humillante para quien monta en él.

Vía FastCo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear