Logo Lainformacion.com
< Mucho cuidado, por favor
Ganadores de Nikon Small World de 2012 >

El ajedrez versión «singularidad»

Singularity-Chess

Hay miles de variantes del ajedrez; esta me pareció especialmente curiosa: Singularity Chess, que se juega con las mismas piezas sobre un tablero con singularidades, que a modo de agujeros negros hacen que las piezas giren, vayan y vuelvan con movimientos realmente inusuales.

Los movimientos son un tanto psicodélicos y distorsionados; además de eso algunas piezas «dan la vuelta» por los bordes del tablero, y en ocasiones pueden amenazar una misma casilla del tablero en dos sentidos diferentes (!) Tan extraño es el concepto que cuando los alfiles atraviesan el centro del tablero, donde está la singularidad, salen de él por «diagonales» de diferente color a por las que entraron.

6 comentarios

#1 ping DR6

Lo de los alfiles cambiando de color me intriga. ¿Significa eso que en este juego los alfiles pueden ir a cualquier casilla del tablero, o que sólo pueden ir a las blancas de un lado y las negras de el otro?

#2 ping Shadowfury

Tampoco entiendo que los alfiles cambien el color de la diagonal que recorren al pasar el centro

#3 ping Mmonchi

Las dos casillas centrales solo están en contacto con otras tres por los lados y otras tantas por las esquinas, así que en vez de ser escaques cuadrados son triangulares. Una torre o un alfil, al llegar a ellas, podría elegir entre dos formas diferentes de seguir. Los movimientos de los caballos también resultan sorprendentes al pasar por allí.

#4 ping Alvy

Según la explicación, es por cómo hay que considerar la forma de las casillas curvas que es un poco especial y distinta de los cuadrados tradicionales («dónde están los lados», básicamente).

#5 ping DR6

Vale, eso ya lo había entendido: lo especial viene porque las dos casillas centrales están conectadas tanto de forma ortogonal como de forma diagonal: por lo tanto son de distinto color, pero el alfil puede viajar entre ellas.

Sería interesante jugar a esto...

#6 ping alacenero

¡Falta un peón! ¿Se ha caído al agujero negro?