Por @Wicho — 1 de Marzo de 2006

En mi trabajo del MundoReal™ utilizamos a menudo vídeos como apoyo en las exposiciones que hacemos.

Ya hace tiempo que hemos dejado de usar vídeos de cinta y que nos hemos pasado a los reproductores de DVD «de todo a cien», y aunque esto nos permite dar mejor calidad y en general son más duraderos que los cacharros a los que sustituyeron, está bastante claro que estos reproductores no están pensados para estar funcionando algo más de diez horas al día durante 363 días al año, por lo que siempre que podemos probamos soportes alternativos que puedan ir mejor.

Una de las cosas que llevábamos un tiempo queriendo probar son los discos duros que son capaces de reproducir archivos multimedia cuando los conectas a un televisor, así que pedí prestado un LaCie SilverScreen para probar y aproveché también para escribir esta reseña.

En la caja

En la caja viene todo lo necesario para poner a andar el disco y conectarlo tanto a un ordenador como a una televisión y/o a un equipo de música:
  • La unidad SilverScreen propiamente dicha.
  • El mando a distancia.
  • Un cable HDMI a video compuesto.
  • Un cable HDMI a euroconector, aunque con la unidad que me prestaron en realidad venía un adaptador RCA a euroconector.
  • Un cable de audio digital SPDIF.
  • Un cable USB 2.0 muy corto.
  • Un adaptador de aumento de potencia USB; más adelante explico lo que es.
  • Una fuente de alimentación con conector USB mini.
  • Un CD-ROM que incluye:
    • Acrobat Reader y manuales en varios idiomas.
    • Silverkeeper, un programa para hacer copias de seguridad.
    • Una carpeta para restarurar la estructura de carpetas de la unidad si es necesario formatearla.

El disco

Con un tamaño poco más grande que un iPod el disco cabe en cualquier sitio, y de hecho su portabilidad es una de las características que destaca el fabricante, aunque la necesidad de llevar el cable de salida de vídeo adecuado y a lo mejor la fuente de alimentación hacen que la cuestión del tamaño quede un poco obviada.

La carcasa es de plástico transparente, lo que permite ver las tripas del disco, y redondeada por los lados, con unas patas de goma en la parte inferior; todos los indicadores y puertos están en el frontal y en la parte trasera:

  • Tiene dos leds en la parte frontal, el izquierdo para indicar que está conectado al ordenador, y el derecho para indicar que está funcionando en modo TV; se ponen en verde cuando el disco está conectado y cambian a amarillo cuando de está accediendo a él.
  • La parte trasera incluye, de izquierda a derecha, el conector SPDIF, el puerto HDMI, y el conector USB 2.0 mini.

El mecanismo es un Samsung MP0804H Media de 2,5 pulgadas y 5.400 revoluciones, no soporta la tecnología de diagnóstico SMART, y es totalmente silencioso porque no lleva ventilador.

En uso como disco duro

El primer encontronazo con esta unidad lo tuve a la hora de conectarla a mi PowerBook G4 a 1,25 GHz, pues ninguno de sus puertos USB es capaz de dar la corriente necesaria para que el disco funcione, por lo que tuve que usar el adaptador de aumento de potencia USB antes citado para poder conectar el disco al ordenador y a la vez alimentarlo con su fuente de alimentación.

Así conectado funciona sin problemas, pero es un incordio para el tipo de uso típico que puede tener un producto como este, que irá del ordenador a la televisión con una cierta frecuencia, pues aparte de mover el disco tienes que llevarte con él la fuente, o comprar otra a mayores por 39 euros.

En un iMac G5 de 17 pulgadas o en un iBook G4 a 933 MHz, sin embargo, el disco funciona sin necesidad de utilizar la fuente y el adaptador de aumento de marras.

Como es habitual en los productos LaCie el SilverScreen viene formateado como FAT32, con lo que es compatible tanto con Mac OS X como con Windows XP sin necesidad de formatearlo, aunque si no lo vas a estar compartiendo entre plataformas lo mejor es que lo formatees en el formato más adecuado a la tuya.

Lo peculiar en este caso es que el disco trae cuatro carpetas «de fábrica», que son las que utiliza su firmware para luego mostrar los contenidos en la televisión:

  • Firmware, utlizada para actualizar el firmware del SilverScreen.
  • Movies, para almacenar vídeos.
  • Music, para música.
  • Pictures, para imágenes.
Dentro de estas carpetas puedes crear las subcarpetas que quieras para organizar tus contenidos, y si por alguna razón te vez obligado a formatear el disco, tienes que volver a crear estas carpetas o copiarlas del CD-ROM para que el SilverScreen funcione correctamente.

También puedes crear cualquier otra carpeta que necesites aparte y fuera de estas para utilizar el SilverScreen como disco duro.

Copiar una carpeta de 4,36 GB con 730 ítems bajo Mac OS 10.4.3 con el cable USB que trae le llevó 7:57 formateado como FAT32, lo que representa una velocidad de transferencia de 0,55 GB por minuto, y 7:25 formateado como HFS+, lo que son unos 0,59 GB por minuto.

Comparado con el LaCie Brick que probábamos hace unos meses es aproximadamente un 30% más lento, lo que se corresponde aproximadamente con la diferencia de velocidad de rotación de los mecanismos, que en el caso del Brick es un Seagate de 7.200 rpm; comparado con otros discos de 5.400 revoluciones, su velocidad es la correcta.

Conectado a la TV

Una vez conectado el SilverSCreen a tu televisión y, opcionalmente a tu equipo de música, para lo que probablemente no necesites ningún cable más que los que vienen de serie, aparece el menú principal (sí, en vez de fotos pone «Cuadros») con tres opciones que se corresponden a los tres tipos de archivos básicos que reproduce la unidad y una más para los ajustes de esta; si has creado subcarpetas en las carpetas que almacenan los archivos multimedia, estas aparecerán en cuanto entres en cualquiera de ellas sin ningún problema, al menos que yo haya detectado, en lo que se refiere a acentos y similares:


Menús SilverScreen

Si te fijas atentamente verás que primero pone las carpetas y luego los archivos, y que el archivo bravia_150_sec_high.mov no aparece, porque no es un formato de los soportados, que son los siguientes:
  • Video: MPEG-1, MPEG-2 (AVI, VOB, ISO) y MPEG 4 (AVI, DivX®, XviD).
  • Audio: MP3, WAV, WMA, AAC1, y AC3.
  • Imágenes: JPEG de hasta 8 megapíxeles, en formato RGB.

En general el funcionamiento del SilverScreen es correcto y reproduce sin problemas los archivos que le eches siempre que estén en el formato adecuado, aunque en cuanto una carpeta contiene un par de cientos de elementos le cuesta un poco abrirla.

Ofrece todas las opciones que puedes esperar en cuanto a navegación para ir rápido hacia delante o atrás, saltos de capítulo si los hay, saltar a la canción siguiente o anterior, etc, aunque con algunos vídeos le cuesta un poco arrancar la función de avance rápido, supongo que mientras va «cacheando» el archivo en memoria.

También tiene una ventana de información transparente que se puede activar o desactivar a voluntad que aparece sobreimpresa a lo que se está reproduciendo.

De todos modos, hay unas cuantas cosillas en cuanto a la usabilidad de los menús y las opciones de reproducción que no acaban de gustarme, quizás acostumbrado el interfaz de iTunes, aunque podrían ser corregidas fácilmente con una actualización de firmware:

  • Hay que detener la reproducción para poder volver al menú anterior pulsando el botón de parada antes que el de Menu, cuando debería ocurrir automáticamente al pulsar el botón Menu; es como si al ver un vídeo en el ordenador tuvieras que pararlo antes de poder cerrar su ventana.
  • Cuando quieres reproducir todo el contenido de una carpeta, ya sea un disco, una colección de fotos, o una de vídeos, no basta con seleccionar la carpeta y pulsar play; hay que abrir la carpeta y hay que seleccionar el primer elemento, lo que obliga a pulsar veces más el botón de selección de lo innecesario.
  • Las fotos no avanzan solas. WTF???!!!
  • Cuando estás reproduciendo un vídeo o fotografías de una carpeta en la que hay varias no tienes forma de ver en cual estás ni cuántas hay en total.
  • Las listas dan la vuelta por abajo, pero no por arriba, así que en cuanto pasas de la z vuelve a la a, pero no al revés.

He subido unas cuantas capturas de pantalla de los menús del SilverScreen a Flickr con sus correspondientes notas para que te puedas hacer una idea de cómo funciona.

Todo el funcionamiento del SilverScreen cuando está conectado a la televisión se controla mediante el mando a distancia, cuyo diseño es en mi opinión el peor fallo del producto, pues, imagino que en un intento de mantenerlo en unas dimensiones mínimas para facilitar su portabilidad, su forma es plana y rectangular, aunque tampoco es mucho más pequeño que un mando estándar de un reproductor de DVD cualquiera.

Esta forma hace que sea incómodo de sostener en la mano, y por si eso fuera poco todas las teclas son iguales al tacto, con lo que no hay manera saber qué botón vas a pulsar sin tener que mirarlo, lo que me parece especialmente grave con los botónes arriba-abajo-izquierda-derecha y selección, pues es ya práctica estándar a estas alturas que estén diferenciados en los mandos para poder usarlos sin mirar.

Conclusión

Por lo general los productos LaCie que había visto hasta ahora siempre me gustaron y me parecieron recomendables, pero creo que en este caso han errado bastante, no por su funcionamiento y prestaciones, que son correctas, sino por el precio, 319 euros IVA incluido en su tienda en línea, que está totalmente fuera de línea para este tipo de productos.

Por menos de ese dinero se pueden encontrar productos similares de otros fabricantes con el doble de capacidad, tan fáciles de transportar como el SilverScreen, e incluso con la ventaja de contar con conectores RCA y S-Video estándar frente al HDMI, que si bien es muy compacto no es tan estándar como los otros ni mucho menos.

Eso sí, los mandos parecen estar igual de mal diseñados en todos los productos de esta categoría.

Así que si andas detrás de un disco multimedia, yo diría que el SilverScreen no hace demasiados méritos como para ser uno de los finalistas a menos que ofrezca alguna prestación que otros productos no ofrezcan y no puedas prescindir de ella, como por ejemplo el soporte para un tipo concreto de fichero, una resolución de salida determinada, o algo así.

Tampoco nos sirve para mi trabajo, por cierto, porque esperaba que tuviera una función de «autoarranque» que comenzara a reproducir automáticamente un archivo escogido por el usuario, o colocado en una carpeta a tal efecto, pero no hace tal cosa, aunque esto también podría ser corregido con una actualización de firmware.

Actualización 7-3-2006: Buhito nos comenta sus experiencias con el Grab'n'GO 3,5" Media Player de Conceptronic que compró hace un par de semanas:

El tema del mando es el mismo que el modelo que comentáis (es algo común en todos estos productos), pero el resto de prestaciones son parecidas aunque en algunos aspectos es algo mejor. El aspecto externo es el de un libro y es algo mas grande que el LaCie. Las conexiones traseras son mucho más completas: una clavija muy parecida al tipo PS/2 para la fuente de alimentacion, 3 RCA (1 vídeo y 2 audio), 1 digital óptico (muy compatible con los Home Cinema) para disfrutar del sonido 5.1 perfecto, un mini-usb para comunicarlo con el ordenador y otros dispositivos (más tarde explico esto tan interesante), 1 VGA para usar un monitor de ordenador en vez de la TV, una conexión de micrófono para grabar tu voz en mp3, y una clavija que la llaman Extend que aún no esta habilitada (dependerá de las actualizaciones de firmware, imagino). Los formatos que lee son más o menos los mismos que comentáis, al menos son los que he probado, aunque no se si lee .mov y el otro día me dijo codec no soportado con un .avi en Xvid (ya he leído varios Xvid sin problemas, pero ese vídeo no lo lee, no se por qué). Dispone de un slideshow para las fotos (el LaCie no lo tiene, segun comentáis) y puedes rotarlas, hacer zoom y si en la misma carpeta de las fotos tienes un fichero de sonido lo reproduce mientras ves las fotos. Para la música dispone de ecualizador, vúmetro, lee Id3Tag y poco más reseñable que llame la atención.

Lo que decía sobre la conexion con otros dispositivos. Imagina que te vas de vacaciones con tu cámara de fotos digital con una tarjeta de memoria de X megas y la llenas de fotos a los 2 o 3 días. Una opción es comprar tarjetas de memoria para todas las vacaciones (te puedes llegar a gastar una pasta si tienes el dedo nervioso y muchos días de vacaciones), o bien llevarte el portátil y descargar las fotos al ordenador cuando vuelves al hotel, hostal, camping, etc por la noche. Otra opción es llevarte el disco este con la fuente de alimentación y un cablecito cortito que se conecta al mini-usb y te ofrece un usb 2.0 hembra al que conectas la camara y el disco duro alimenta la camara si fuera necesario para acceder a ella (reconoce la gran mayoria de las camaras y dispositivos del mercado) y cuando pulsas un botón que tiene en el frontal (el único botón en todo el aparato) que pone Copy. Al hacer eso activa el dispositivo, sea el que sea, (yo he probado la cámara de fotos y un reproductor mp3 algo antiguo), crea en el disco una carpeta llamada DSK0000 (o DSK0001, DSK0002, etc) y mete allí todos los ficheros que tenga el dispositivo respetando la estructura del árbol de directorios en el dispositivo. Seguidamente desconectas la cámara del Conceptronic, borras la tarjeta de memoria y ya la tienes lista para seguir haciendo fotos. Esta es una de las aplicaciones que veo a esa caracteristica.

Hay varias versiones. Creo recordar que hay de 160Gb, 200Gb y 300Gb (puede que haya mas modelos). El mío es el de 200Gb y me costó 189 euros. Tiene bastante más capacidad que el LaCie y es mas barato.

Por cierto, podeis ver los productos de la gama en GnG Media Storage.

En mi caso está resultando perfecto para las sesiones de cine que organizamos mis amigos y yo. Simplemente conecto el disco al ordenador y me pongo a copiar archivos como loco (avi, mpeg, vob son los que he probado y van de maravilla) porque para llenar 200Gb de películas ya puedes tener mucho tiempo para verlas. Meto el disco en su caja con la fuente de alimentación, el mando, el cable óptico (la casa del amigo donde nos reunimos tiene Home Cinema y suena de vicio) y el cable que tiene 3 RCA por un lado y un euroconector por el otro. Al llegar a su casa conecto la fuente a un enchufe que tiene libre al lado de la tv, el euroconector a la tv y el óptico al Home Cinema. ¡Menudos fines de semana nos pasamos de cine con kilos de palomitas! Yo, por lo menos, estoy muy contento con la compra.

El modelo de 200 GB está de oferta estos días en PC City por 169 euros… prácticamente la mitad del precio del SilverScreen.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear