Por Nacho Palou — 16 de Enero de 2012

IBM ha conseguido reducir a 12 átomos los necesarios para almacenar 1 bit (en cualquier de sus dos estados, "1" ó "0").

La cantidad de átomos utilizados repercute directamente en el tamaño físico de la memoria y por tanto permite guardar más información en el mismo o en menos espacio físico del que se requiere actualmente en cualquier tipo de memoria, desde discos duros a memoria RAM.

En comparación, según IBM, la memoria común de los ordenadores actuales ocupa en torno a un millón de átomos para almacenar un solo bit.

La memoria a escala atómica es 100 veces más densa (es decir, es capaz de almacenar 100 veces más información por unidad de espacio) que la actualmente empleada en los discos duros; 160 veces más densa que la memoria Flash, 417 veces más densa que la memoria DRAM y hasta 10.000 veces más densa que la SRAM.

Este tipo de tecnología, de desarrollarse con éxito, permitiría memorias con varios Terabytes (TB) de capacidad (1 TB = 1000 GB) en el mismo tamaño o menos que las memorias USB o que las tarjetas de memoria utilizadas en móviles y cámaras de fotos, por citar sólo un par de ejemplos.

Con la memoria a escala atómica IBM trata de desafiar la Ley de Moore -"cada dos años se duplica el número de transistores contenidos en un circuito integrado"- que cada vez más se aproxima, con la tecnología actual, a los límites físicos en cuanto al tamaño mínimo a los que es posible fabricar transistores.

Vía The Verge.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear