Por Nacho Palou — 10 de Octubre de 2012

La carta anual del CEO de Microsoft, Steve Ballmer, dirigida a inversores, clientes, socios y empleados deja claro que Microsoft ya no es una empresa de software, sino que ahora también su negocio son «los dispositivos y servicios»,

Habrá casos en los que haremos dispositivos específicos con fines específicos, como hemos optado por hacer con Xbox y el recientemente anunciado [tablet] Microsoft Surface [la primera incursión de Microsoft en dispositivos informáticos] centrándonos en ofrecer experiencias excelentes y sin fisuras a través del hardware, el software y los servicios. Esto significa que nosotros, con nuestros socios, vamos a desarrollar nuevos dispositivos Windows de manera que se obtenga el máximo provecho del hardware [...] unificando todos los dispositivos que usa la gente a diario [...] el cliente adquirirá dispositivos impresionantes con los que acceder a servicios excepcionales de Microsoft para las comunicaciones, el entretenimiento y la productividad, y también tendrán magníficos servicios y aplicaciones de nuestros socios y desarrolladores.

«Magníficos servicios y aplicaciones de nuestros socios». Definitivamente lo del hardware ya no es cosa de los demás (el desarrollo del tablet Surface es prueba de ello, y esta carta alimenta los rumores de que Microsoft desarrollará su propio teléfono móvil) y que de hecho «los socios» quedan como elementos accesorios y no como los pilares que otrora sustentaron el ahora decadente imperio de «sólo software» iniciado por Bill Gates.

Casi ni haría falta decir que esto que propone Ballmer es lo que Apple ha venido haciendo desde el principio de los tiempos —excepto un pequeño periodo a mediados de los años 90 en los que Apple sí licenciaba Mac OS a fabricantes de hardware— con sus plataformas iOS y OS X.

La misma estrategia que provocó en Ballmer una carcajada cuando vio el iPhone en 2007. Actualmente el iPhone por sí sólo ingresa más dinero que todo Microsoft.

Más que competir a Apple en cada mercado (en palabras del propio Ballmer) el plan parece ser hacer lo mismo que Apple en cada mercado.

Una estrategia que tiene muchos detractores pero que se ha probado acertada si se hace bien —igual que se ha probado que no sirve para todos; y que no todos la pueden hacer bien.

Bonus: La semana pasada Google superó por primera vez el valor en bolsa de Microsoft (aunque están ahí, ahí, disputándose el segundo puesto entre las tecnológicas): «esta transición de la informática hacia Internet está poniendo en apuros a la industria del PC y reduciendo la demanda de software para ordenadores.»

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear