Por @Alvy — 7 de Octubre de 2015

Slick

Si necesitas una librería para montar un carrusel de imágenes fácilmente con HTML/CSS prueba Slick: es sencillamente de lo mejorcito, más flexible y completo que encontrarás. Ni siquiera hace falta saber mucho de programación ni tocar demasiado código para usarlo.

La propia página de Slick es una gran «demo»: sirve para mostrar cualquier número de imágenes en secuencia manual o automática; las flechas permiten moverse de unas a otras y los «puntitos» de la parte inferior saltar rápidamente con un clic. Ambos ya son elementos se diría que universales de los interfaces web y todo el mundo los entiende.

Slick se comporta de forma adaptable (responsive) y se puede usar tanto con imágenes del mismo tamaño como con un grupo que tenga un ancho variable. Definiendo algunos parámetros se pueden variar el autoplay, el tiempo que se muestran y la velocidad y efectos como pasar de página, fundido, etcétera.

La forma de usarlo no podría ser más simple también: basta incluir un par de hojas de estilo CSS con llamadas <link> al principio de la página HTML además de la librería JavaScript «vale-para-todo» jQuery con unos <script>. En la posición deseada de la página se coloca un <div class="clase"> y un <div> para contener cada imagen, sin más. El nombre de la clase simplemente hay que hacerlo coincidir con el que va en una llamada <script> adicional en donde se definen los diversos parámetros: autoplay:true, fade:false, etcétera. Lo más fácil es copiar el código directamente desde el código fuente de Slick y modificarlo.

Ken Wheeler mantiene Slick en GitHub (se puede acceder aquí: Slick). El autor ha procurado que además de ser adaptable funcione en todos los navegadores y dispositivos tanto de pantalla grande como móviles de tamaño reducido – aunque algún bug tiene todavía con versiones antiguas de Explorer (con quién si no).

Otra cuestión diferente sería por qué querrías usar un carrusel: en general es un recurso un tanto pasado de moda, que no ayuda en la navegación (la gente ignora el hecho de que haya muchas fotos y no se entretiene en irlas pasando) y en general su buen gusto es cuestionable. Pero eso sí: tiene su sitio en ciertos tipos de webs, por ejemplo las que han de mostrar muchas fotos sin que te muevas de la página (se me ocurre: una tienda de segunda mano) o incluso puede quedar resultón en webs para mostrar fotografías o imágenes de trabajos artísticos a gran tamaño.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones