Por @Alvy — 30 de Junio de 2016

En la web de Proyecto Bloks Google describe su idea de una plataforma de hardware abierta para que los diseñadores puedan crear una experiencia de «programación tangible» para los pequeños estudiantes. Esto incluye piezas físicas parecidas a las de las construcciones que no requieren un tecleado ni una pantalla: es más bien como conectar las piezas de un puzzle en el orden adecuado para que los juguetes funcionen y «hagan cosas» de lo más diverso.

Una buena parte del proyecto está en manos de los desarrolladores adultos que crean entornos, interfaces y juegos con los que aprender sea algo fácil, visual y «táctil». Las piezas del hardware –llamadas pucks– pueden ser órdenes de movimiento, potenciómetros o interruptores para activar o desactivar ciertas funciones (motores, luces y demás).

La plataforma cuenta con placas base que interpretan las diversas funciones y pueden conectarse unas con otras; también hay placas «inteligentes» que se pueden conectar con el exterior vía Bluetooth o wifi.

El Proyecto Bloks utiliza por el momento la Raspberry Pi como unidad central; es un mini-PC que corre Linux y puede conseguirse por unos 30 o 40 euros. Pese a su reducido tamaño y requerimientos es suficientemente potente como para controlar funciones como las de Bloks, emular juegos o incluso –desde el lado oscuroderribar cazas pilotados por humanos.

(Vía SolidSmack.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear