Por @Wicho — 26 de Mayo de 2015

Un Opel, que viene siendo de GM

Igual que el fabricante de tractores John Deere, ahora General Motors dice que los que compran un coche de la marca no son dueños del coche sino de una licencia para usarlo, tal y como se puede leer en GM: That Car You Bought? We’re Really The Ones Who Own It.

Su argumento, resumido:

  • Los coches funcionan porque llevan software que le dice a sus partes como funcionar
  • El software en cuestión es software personalizado por GM
  • Ese código está sujeto a copyright
  • GM es propietaria del copyright de ese código y de ese software
  • Un coche moderno no puede funcionar sin ese software, es parte fundamental de todos los sistemas
  • Entonces, la compra del coche es un acuerdo de licencia
  • Y dado que está sujeta a un acuerdo de licencia, GM es dueña del coche y puede permitir o no ciertos usos

Así que si GM lo decide, olvídate de llevarlo al taller que tú quieras o de ponerle piezas de terceras partes, por ejemplo.

Que sí, que las leyes en los Estados Unidos son un tanto peculiares, pero…

Ridículo es poco.

(Vía Boing Boing).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear