Por @Wicho — 1 de Mayo de 2008

Cory Doctorow, uno de los autores de Boing Boing Feed RSS, dice vivir y morir dentro de su correo electrónico y que tiene almacenados más de un millón de correos electrónicos desde 1991… a pesar de lo cual asegura que su bandeja de entrada está casi siempre vacía. Ya me gustaría poder decir lo mismo.

Atribuye esto a una serie de trucos y estrategias que ha ido desarrollando con los años y que cuenta en How to stop your inbox exploding:

  1. Ordena el buzón de entrada por asunto. Esto ayuda a descubrir enseguida cosas que están pasando y que la gente considera importantes, pues muchas de las personas que te escriban utilizarán frases similares para el asunto de sus mensajes. También ayuda si se cuelan correos basura, ya que quedarán agrupados.
  2. Pon color a los mensajes de gente conocida. Para esto probablemente bastará con que añadas su dirección a la libreta de direcciones de tu cliente de correo electrónico y que crees una sencilla regla o filtro que le ponga un color de tu elección a los mensajes de cualquier persona que esté en la susodicha libreta de direcciones.
  3. «Mata» a las personas que te sean molestas. No te fíes de tu sangre fría y disciplina para evitar responder a los mensajes de un troll o de alguien que te molesta continuamente. Crea un filtro que borre o esconda en alguna carpeta los mensajes de esas personas.
  4. Filtra tu nombre en las listas de correo. A veces no te queda más remedio que estar en una lista de correo aunque muchos de los mensajes que circulen por ella no sean de tu incumbencia o requieran tu atención. Para ayudarte a gestionar esto, aparte de crear un filtro que coloque los mensajes de esa lista en una carpeta determinada, haz que aquellos que contengan tu nombre aparezcan en otro color o en otra carpeta para verlos inmediatamente y actuar en consecuencia.
Aparte de esto Cory comenta que tiene un archivo de texto en el escritorio en el que va apuntando cada llamada, paquete, correo electrónico o pago que está esperando y que lo revisa un par de veces al día para asegurarse de que no le falta nada y de enviar los recordatorios pertinentes de ser necesario.

Creo que voy a intentar aplicar el MétodoCory©®™ a mis desmandados buzones de correo. ¿Será tan eficaz como ha demostrado serlo el MéwtodoWicho®™© en su campo? ;-)

(Vía Boing Boing, por supuesto.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear