Por @Wicho — 15 de Febrero de 2016

Una deliciosa forma de enseñar a los niños sobre computadoras es una charla de Linda Liukas en la que habla de la belleza que ve en la programación y de cómo los padres no deberíamos, jamás, decirles a nuestros hijos que los ordenadores son demasiado complicados.

Dice Lina al final de su charla

[…] cuanto más accesible, más inclusivo, y diverso hagamos el mundo de la tecnología, mejor y más colorido será el mundo. Por eso, imaginemos juntos, por un momento, un mundo en el que las historias que contamos sobre cómo se hacen las cosas no solo convoquen a veinteañeros de Silicon Valley, sino también a colegialas kenianas y a bibliotecarios noruegos. Imaginen un mundo en el que las pequeñas Ada Lovelace del mañana, que viven en una realidad permanente de unos y ceros, crezcan optimistas y valientes respecto de la tecnología. Ellas aceptan los poderes, las oportunidades y las limitaciones del mundo. Un mundo de tecnologías encantadoras, extravagantes, y un poquito extrañas.

Lo que me recuerda mucho a la historia del brazo protésico impreso en 3D de Unai, un claro ejemplo de como la tecnología y la gente con ganas de hacer cosas pueden cambiar el mundo, aunque sea sólo para una persona cada vez.

Linda Liukas es programadora, narradora e ilustradora, y como tal es autora del libro para niñas y niños para aprender tecnología y programación Hello Ruby: Adventures in Coding y la fundadora de Rails Girls, una organización que monta talleres para enseñar los fundamentos de la programación a mujeres.

(Vía Mujeres con ciencia).

Compartir en Facebook  Tuitear