Por @Wicho — 8 de Octubre de 2008

Estos días he tenido que «reanimar» el MacBook de una amiga que se quedó lelo durante una copia de archivos entre un iPod, un pincho USB y su disco duro interno y luego se negaba a arrancar, y también tuve que recuperar unos archivos borrados del disco duro de mi anterior ordenador.

Afortunadamente esto no es algo que suceda todos los días, pero conviene estar preparado, como un buen Boy Scout. Estas son mis tres utilidades favoritas para estos casos, utilidades que siempre tengo a mano y que casi siempre me han evitado tener que reinstalar el sistema en el Mac afectado y/o formatear el disco duro en cuesión y empezar desde cero:

  • Applejack (donationware de Kristofer Widholm).

    Es una utilidad que, una vez arrancado el Mac en modo usuario único (pulsando comando-S al encenderlo o reiniciarlo) permite ejecutar una serie de tareas desde la línea de comandos que reparan los discos (como si ejecutaras la opción de reparar discos de la Utilidad de Discos), reparan los permisos de estos, eliminan los archivos cache, validan los ficheros de preferencias de la carpeta /Librería/Preferencias, y eliminan los archivos utilizados por la memoria virtual.

    La ventaja de Applejack es que no es necesario saberse los comandos que invocan estas tareas, ya que tiene un menú desde el que lanzarlas. Además, tiene la opción de realizar todas las tareas de forma automática y reiniciar el ordenador al terminar, para lo que basta teclear applejack auto restart y pulsar retorno.

    Si un Mac que se queda colgado al arrancar, no llega a cargar el Finder, o no pasa de la pantalla de identificación del usuario, a menudo basta con ejecutar Applejack en modo automático para que todo se arregle. Si no es así, tiene un modo «heavy metal» en el que escribiendo applejack AUTO restart (ojo a las mayúsculas) hace una limpieza más profunda de las cachés.

    Es muy importante no utilizarlo cuando el Mac ha arrancado de forma normal ya que está diseñado para ser usado sólo en modo usuario único.

  • DiskWarrior 4 (Alsoft, $99,95) La versión actual de DiskWarrior es la 4.1, que ya es compatible con Mac OS X 10.5.

    Si Applejack no está instalado en la máquina que está dando problemas o este no funciona (creo que nunca me ha pasado tal cosa) mi siguiente opción es «atacarla» con DiskWarrior, ya sea desde el CD de arranque de este o bien conectando la máquina problemática a la mía arrancándola en modo disco firewire (hay que pulsar la t hasta que aparece un icono de firewire en la pantalla).

    DiskWarrior reconstruye el directorio y todas las estructuras de datos internas del disco a partir de cero en lugar de intentar repararlas, con lo que en principio el nuevo directorio no heredará ningún problema del anterior.

    Prácticamente en todas las ocasiones en las que lo he usado ha sido capaz de solucionar el problema y el Mac afectado ha vuelto a funcionar correctamente reparado el directorio, pero DiskWarrior sólo funciona con discos que se ven en el Finder.

    Las versiones más recientes de DiskWarrior son también capaces de comprobar el hardware del disco duro para ver si este puede estar empezando a dar problemas.

    En cualquier caso, antes de usar tanto Applejack como DiskWarrior es importante asegurarse de que hay una copia de seguridad de los datos contenidos en el disco sobre el que se van a ejecutar.

  • Data Rescue II (Prosoft Engineering, Inc., $99)

    Cuando el Finder no reconoce un disco y se ofrece a formatearlo, el disco está dando problemas, o se han borrado ficheros de él que hay que recuperar, es cuando entra en acción Data Rescue II.

    Esta utilidad no sirve para reparar discos, su único cometido es extraer toda la información que se pueda del disco que falla antes de intentar repararlo mediante otros métodos, y de hecho nunca escribe nada en el disco afectado para evitar comprometer la información almacenada en él.

    Funciona en cualquier disco HFS o HFS+, así como en iPods, tarjetas de memoria, y similares, y es necesario disponer de otro disco duro en el que guardar los datos recuperados, que puede ser el disco duro del ordenador desde el que se está intentando reparar el disco estropeado si este está conectado en modo disco firewire, otro disco externo, etc…

    Igual que DiskWarrior, viene con un DVD de arranque por si no hay otro ordenador a mano desde el que lanzar la reparación. Una vez terminada esta es cuando se puede intentar reparar el disco con otras utilidades o, en el peor de los casos, formatearlo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear