Por @Alvy — 18 de Octubre de 2005

La EFF ha publicado DocuColor Tracking Dot Decoding Guide que es una guía para decodificar los códigos ocultos en las Xerox DocuColor, uno de los equipos multifunción (impresora / fotocopiadoras / fax) láser color de Xerox. Esos códigos son una matriz de 15 × 8 puntos amarillos que aparecen en todas las páginas que se imprimen. Sirven para identificar el número de serie de la impresora, fecha y hora de impresión, etc. ¿Tienes una en tu oficina y no lo sabías? Bueno, se supone que esa información, junto con las bases de datos del fabricante relativa a los distribuidores y clientes, sirve para localizar a los «malos» que imprimen dinero o falsifican otro tipo de documentos.

Este artículo es parte de la serie Is Your Printer Spying On You? (¿Te está espiando tu impresora?) donde se explican los potenciales problemas de este sistema. El más obvio es que los gobiernos, especialmente el Estadounidense, pueden usarlo (de hecho lo están usando) para localizar el origen de documentos de todo tipo de organizaciones, no solo de los «malos» (digamos, Greenpeace está en la lista). El problema radica en que la información de los códigos y los clientes está en poder del fabricante y se lo pueden dar a quien quieran, y muchos compradores de esas fotocopiadoras, impresoras y faxes ni siquiera saben qué esa «función espía» está ahí.

(Vía Kriptopolis.)

Actualización: El diario El País también lo cuenta en Descifrado el código que permite identificar la impresora que produce cada documento. Adicionalmente, en EFF reverses color laser printer fingerprints de Hack-a-Day se explica cómo el hecho de que existan muy pocos fabricantes de «motores» de tecnología de impresión (Canon, Minolta y pocos más) facilita controlar todas las impresoras mediante iniciativas como esta. Belly of the Beast es un post de Bunnie:Studios donde se ve cómo desmontar una impresora HP para encontrar un motor Canon.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

8 comentarios

#1 — PAtodegoma

Seguramente esta opinion que yo tengo sea facilmente rebatible por cualquier conspiranoico de estos de la red pero personalmente me parece una tonteria preocuparse por este tipo de cosas... lo veo mas como curiosidad que algo por lo que preocuparse y empezar a quejarse a quien sea "porque nos espian"...
Si no te espian por los medios de impresion lo haran con tus correos, llamadas telefonicas y demas..

Facilmente habra servido mas para cazar a falsificadores de dinero que a otro tipo de gente...

#2 — yulbeast

Lo malo del tema es que no venga en la documentación de la impresora. La funcion, como tal, puede estar bien para dificultar que cualquier pringao imprima billetes. De hacerlo, que lo hagan los profesionales.

Por cierto que GreenPeace (¿palabra autocontradictoria?) es de las pocas organizaciones que exhiben con orgullo los videos de sus actividades delitivas. Pero no es que sean mala gente, son rebeldes porque el mundo les ha hecho asín.

#3 — Fitopaldi

¿Greenpeace actividades delictivas?? En fin, no sabía que la no-violencia era delictiva... todavía no he visto ninguno de esos videos que dices que exhiben... lxs que he visto han sido actividades totalmente legales y no-violentas, pero sí he visto utilizando la violencia contra ellxs. Que por cierto, ahora hace años del hundimiento de su buque "Rainbow Warrior" donde murió un activista pro manos de los sí delincuentes soldados franceses. Supongo que para algunxs toda "rebeldía" es delictiva... así funciona el fascismo.

#4 — alex martinez

Hoy mismo aparece la noticia tambien en Barrapunto haciendo referencia a este artículo.
Esta história real podría formar parte de un remake del "gran hermano nos vigila".

#5 — VdB

El problema en si no es que se se pongan los "fingerprints", que como se dice por ahi, pueden ser necesarios para descubrir actividades delictivas. El problema de verdad es que no se comunique a los usuarios, esto de por si si debiera ser ilegal, porque permite espiar sin consentimiento. Se puede esperar a que el sujeto cometa el error de imprimir algo con su impresora... por no saberlo y cogerle. ¿Fascismo? en cierta manera si.

#6 — mccc

La noticia ha aparecido incluso en periodicos locales. Contraportada de La Provincia 20 de octubre (editado en Gran Canaria).
El problema creo que esta relacionado con la concepción del derecho penal que tengamos . en nuestro sistema actual el aforismo seria que alguien es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Desde este punto de vista ese control preventivo de todos los ciudadanos entiendo rayaría la ilegalidad, ya que le estamos dando la vuelta al aforismo convirtiendolo en todos son culpables y por tanto se les debe vigilar hasta que se demuestre lo contrario y ese tipo de posturas son peligrosas desde un punto de vista del Estado de Derecho y de las libertades individuales.

#7 — Adriandafer

En si el hecho de espiar es una practica comun desde las guerras mundiales y hasta ahora nada a cambiado como se puede ver. De esta forma nadie puede estar oculto seas bueno o malo. Esto seria muy oportuno si se dedica a actividades ilicitas como falcificar dinero, pero de seguro no solo se utiliza para eso, sino a toda persona que este en contra de su imperialismo(me refiero a EEUU y compania), por ejemplo Greenpeace, en fin, esto tiene un costo para todos nosotros, NUESTRA PRIVACIDAD ESTA VIOLADA, y por ende nuestra Libertad, claro que puede no significar mucho para algunas personas y hasta suene paranoico, pero nadie nos pregunto si queremos ser espiados ni lo van a hacer, ante lo cual muy poco o nada se puede hacer. Lo que nos queda preguntarnos de cuantas formas mas nos estan espiando...

#8 — yulbeast

#3, la actividad de esa poderosa organización internacional está bastante documentada, desde sus videomontajes interesados pasando por sus escandalos financieros hasta sus conexiones con grupos bio-terroristas. El que no lo quiera ver esta en su derecho, y puede practicar el deporte de llamar fascista al que no piense como el.

No hay por que creer todas las críticas que se vierten sobre Grinpis, pero sí que deberían llamar la atención de nuestro espíritu crítico.

El hecho de que Mitterrand ordenase meterle una bomba al barco no bendice automáticamente las actividades de Greenpeace, aunque si que fue lo que les dio fama y fortuna