Por Nacho Palou — 12 de Mayo de 2009

Logo de AndroidNavegando por el Android Market -la aplicación del sistema Android que permite acceder y descargar aplicaciones- me llamó la atención que una llamada Keep Android Open Petition era de las más populares.

El programa, abreviado Tether Petition, es para adherirse a la petición de que las operadoras de móviles no le metan mano al Android Market. Y también permite enviar un mensaje de queja a T-Mobile USA, que a finales de marzo obligó a Google a eliminar del Market una serie de aplicaciones de tethering.

¿Qué es el tethering? Aplicado a la telefonía móvil consiste en conectar el teléfono al ordenador -por Wi-Fi, USB o Bluetooth- para utilizar el terminal como "módem". De este modo es posible navegar por Internet desde el ordenador aprovechando la conexión de alta velocidad -como 3G o HSDPA- del teléfono.

Técnicamente no es algo nuevo ni mucho menos. Que pueda hacerse o no depende de las condiciones de uso del servicio contratado. Como antes no existían planes asequibles para tener conexión en el ordenador más allá del escritorio el tethering era prácticamente la única opción. Aunque ahora es distinto lo normal es que las tarifas de conexión para acceder desde el móvil sean más baratas. Pero generalmente sólo pueden utilizarse para acceder utilizando un teléfono.

Ante la aparición de programas de tethering -que configuran el sistema para que funcione como módem de un ordenador- el operador T-Mobile instó a Google a eliminarlos del Android Market. Google cedió y eliminó todas estas aplicaciones, aunque poco después las restableció excepto para los usuarios de T-Mobile USA. Para los demás de momento están disponibles aunque, de nuevo, el uso de tal técnica depende de lo que diga el contrato que se tiene con el operador de telefonía.

Independientemente de lo anterior, en los modelos Android como el HTC Dream de Movistar o el HTC Magic de Vodafone no es posible realizar el tethering. Y aunque pueda llegar a hacerse no es algo trivial de lograr. No se consigue únicamente instalando un programa. De entrada hay que alterar el sistema y modificar la configuración para que Android arranque en modo root, es decir, que permita acceso total de superusuario al núcleo del sistema operativo y al hardware del teléfono.

Esta limitación ha sido criticada por considerarse que atenta contra la naturaleza de código libre implícito a Android, que tras su presentación fue visto por muchos usuarios como la alternativa al "jardín vallado" de Apple.

Por otra parte, la eliminación selectiva de aplicaciones según la operadora utilizada dejó entrever que Google es permeable a las telecos (de las que depende para sacar adelante a su criatura) y también que puede filtrar los contenidos del Market según el origen de los usuarios.

Esto último puede ser bueno o malo, según se mire. Por un lado puede utilizarse para el bien, ofreciendo a los usuarios unas u otras aplicaciones en base a las condiciones del servicio de su operadora o a las características de su red. Por otro lado abre la vía a la eliminación de aplicaciones que éstas consideren hostiles, como pueden ser programas de voz sobre IP (como Skype) o cualesquiera otras que puedan surgir en el futuro.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear