Por @Wicho — 10 de Marzo de 2009

Hace algún tiempo Enrique Dans escribía en Los hombres tranquilos acerca de una entrevista que Fortune le hacía a Bill Watkins, en aquel momento CEO de Seagate Technology, uno de los principales fabricantes de discos duros, en la que el señor Watkins restaba importancia a los avances que se están produciendo en el campo de las unidades de estado sólido (SSD, mal llamados discos de estado sólido porque no son discos).

Les restaba importancia hasta el punto de decir que no veía posibilidades en ese mercado y que no veía el valor que aportaban, y que aún en el caso de que el mercado se mostrara interesado Seagate podría detenerlos porque según la opinión de Watkins esos desarrollos infringen las patentes de la empresa.

Para Enrique todo esto era un claro síntoma de no querer ver las cosas y el tipo de postura que pone en peligro una compañía, y yo mismo he citado este caso en distintas charlas, junto con el de Sony y su empecinamiento en no soportar el formato mp3, lo que en mi opinión le costó el mercado de los reproductores portátiles de música, como ejemplos de compañías de éxito que se quedan paradas y a las que el avance tecnológico las arrolla.

Algo menos de un año después de aquella entrevista cada vez hay más y más portátiles que vienen de serie con unidades SSD, que están bajando de precio y subiendo de capacidad prácticamente día tras día, y Bill Watkins ya no es el CEO de Seagate, y no por decisión propia.

No se qué opinará a estas alturas el señor Watkins del mercado de los dispositivos SDD, pero tras ver este vídeo igual hasta él mismo habría cambiado de opinión:

Ver vídeo
Samsung SSD Awesomeness"
[YouTube 4:12, disponible en HD]

Se trata de un vídeo promocional de Samsung en el que montan un PC de altas prestaciones al que enganchan un RAID montado con 24 unidades SSD de 256 GB para un total de almacenamiento de 6 TB que es capaz de abrir Microsoft Office completo, aunque no especifican la versión, en medio segundo (sí, 0,5 segundos) y de lanzar 53 programas en sólo unas décimas más de 18 segundos.

Pero para mi la parte más impresionante es cuando hacia el final el técnico que montó el PC se pone a dar saltos con los 24 SSD cogidos por sus cables y estos empiezan a chocar entre si pero, lógicamente, siguen funcionando sin inmutarse al carecer de partes móviles, una de sus principales ventajas, junto con la de su velocidad de acceso, muy superior a la de los discos duros más rápidos y caros, por no hablar de su reducido consumo.

Obviamente el precio de las unidades SSD es todavía prohibitivo para la mayoría de los casos y usuarios, pero en mi opinión representarán el fin de los discos duros tradicionales, y no sólo en ordenadores portátiles, en no mucho tiempo.

(El vídeo anda haciendo las rondas por ahí, creo que el primer sitio en el que lo vi fue en Gizmodo.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear