Por @Wicho — 10 de Septiembre de 2012

Adaptador PLC D-LinkMi casa es bastante larga y, como no podía ser de otro modo, el punto en el que entra la conexión a Internet en ella está en uno de los extremos, con lo que tener conexión en toda la casa exige pasar cables o usar Wi-Fi.

Durante muchos años me las apañé con una base Airport Express conectada al módem de cable y otra más o menos en la mitad de la casa haciendo de repetidor, aunque tendía a colgarse un poco.

Pero con el tiempo el número de cacharros en casa que quieren conexión a Internet superó los límites de esas bases y tocó cambiarlas por unas bases Airport, momento que aproveché para hacer un experimento y probar un par de adaptadores PLC, de esos que transportan la señal de red a través de la instalación eléctrica de la casa, aunque no las tenía todas conmigo porque se supone que no funcionan a través de limitadores o diferenciales, o al menos eso tenía entendido.

Y en mi caso tienen que hablarse a través de dos diferenciales, pues los enchufes de mi casa están divididos en dos mitades, y del limitador general de la casa.

Con esto en mente, me pillé un pack D-Link DHP-P307AV, que incluye los dos adaptadores que como mínimo hacen falta, aunque he de reconocer que no porque lo hubiera investigado mucho sino porque fueron los que encontré en la FNAC aquel día para llevarme puestos y porque allí sé que los puedo devolver sin problemas.

En cuanto a conectores y botones, tienen un enchufe en la parte posterior para conectarlos a la red eléctrica con lo que no necesitan alimentador, un enchufe en la cara frontal por si necesitas enchufar algo más en el enchufe que están ocupando, un puerto ethernet en el lateral derecho, junto con el botón de reset y el que activa el cifrado, y nada más.

El frontal tiene también tres LEDs que indican, de izquierda a derecha, cuando están encendidos:

  • Que el PLC está encendido (parpadea cuando el PLC se está configurando, si está activada la seguridad, o si está en modo reposo).
  • Que el PLC está conectado con otro u otros, aunque parpadea cuando está transmitiendo datos. Su color es verde cuando la red Powerlink funciona a más de 80 Mbps, amarillo cuando está entre 50 y 80, y rojo cuando está por debajo de los 50.
  • Que el puerto ethernet está correctamente conectado; de nuevo parpadea cuando hay transmisión de datos por este puerto.

Ponerlos a andar se redujo a:

  1. Sacarlos de la caja.
  2. Enchufar uno a la corriente al lado de la base Airport Extreme, que también hace de hub ethernet, y conectarlo con esta mediante un cable ethernet.
  3. Enchufar el otro a la corriente en el otro extremo de la casa y conectarlo a otra base Airport Express configurada en modo puente.
  4. Relajarme y disfrutar.

Así que cumplieron perfectamente lo que dice en la caja de instalación sencilla sin que haga falta experiencia.

Teniendo en cuenta además que están instalados de una forma en la que no deberían funcionar y que en lugar de enchufarlos directamente a la pared como recomienda el manual los tengo enchufados en sendas bases múltiples junto con otros cacharros que seguro que meten ruido en la red eléctrica, y que aún así funcionan, me parece que son realmente recomendables.

Una opción muy a considerar si necesitas expandir tu red y no quieres dedicarte a pasar cables.

Pero eso sí, cómpralos donde puedas devolverlos por si tu instalación eléctrica es más rebelde que la mía ;-)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear