Por @Wicho — 3 de Diciembre de 2013

Bombe británica
Reproducción de una bombe británica, equivalente a 36 Enigmas de 3 discos - CC Sarah Hartwell

Durante la segunda guerra mundial el Reino Unido y los Estados Unidos utilizaron varios centenares de dispositivos electromecánicos conocidos como «bombe» para descifrar los mensajes alemanes codificados con máquinas Enigma.

Básicamente cada bombe emulaba el funcionamiento de varias Enigma a la vez y lo que hacía era comparar un texto sin cifrar que se creía que se correspondía con el interceptado para averiguar en qué configuración estaban funcionando las máquinas Enigma ese día.

Bombe de la Marina de los Estados Unidos
Una Bombe de la Marina de los Estados Unidos, equivalente a 16 Enigma con cuatro discos - National Security Agency

La bombe iba probando y probando combinaciones de los discos y cables hasta que daba con una posición que podía ser válida, posición que servía a los analistas humanos para seguir trabajando en el análisis, ya que las bombe no podían indicar exactamente cual era la posición correcta de los discos sino descartar aquellas que no tenían sentido.

Discos de una bombe
Los distintos colores de los discos de una bombe se correspondían con los distintos tipos de discos que usaban las Enigma - CC Snapshooter46

Parte posterior del panel de discos
Parte posterior del panel de discos de una bombe - CC Tom Yates

Panel de cables
Los cables, situados en la parte trasera de las máquinas británicas, se usaban para programar el texto a comprobar - CC Antoine Taveneaux

Las bombe británicas eran un desarrollo de la bomba criptológica creada por el criptologista polaco polaco Marian Rejewski; las estadounidenses, a su vez, eran un desarrollo de las británicas, y además a su vez el ejército y la marina de los Estados Unidos usaban modelos ligeramente distintos.

Lo que nadie parece tener muy claro es de dónde viene el nombre de los dispositivos.

El Bletchley Park, donde se desarrollaron las bombe británicas, sería también donde se desarrolló el Colossus, el primer ordenador electrónico del mundo, también con el objetivo de descifrar mensajes alemanes, aunque el Colossus en lugar de un método de fuerza bruta utilizava un análisis estadístico del tráfico capturado para llevar a cabo su trabajo.

Después de la segunda guerra mundial todas las bombre y todos los Colossus terminaron siendo desmontados por motivos de seguridad, aunque con los años se ha acometido la reconstrucción de un ejemplar de cada que en la actualidad se pueden ver, entre otros muchos artilugios interesantes, en el museo de Bletchley Park.

(Algunas fotos vía A Dark Roasted Blend).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear