Por Nacho Palou — 22 de Octubre de 2008

Microproyector Mpro 110 3M

2 estrellas: Una miniaturización muy esperada, pero necesita más potencia y resolución 3M MPro 110 | El microproyector de bolsillo de 3M tiene un tamaño similar al de un mando a distancia mediano, cabe en la palma de la mano y pesa apenas 150 gramos. Utiliza tecnología de iluminación LED en lugar de la bombilla incandescente habitual en estos aparatos. Esto es lo que por un lado permite su pequeño tamaño y absoluto silencio (no necesita ventilación, aunque se calienta lo suyo) y una vida útil calculada en más 20.000 horas. A cambio le falta luminosidad y resolución.

De modo que sus principales ventajas son su pequeño tamaño, la vida útil de la lámpara y la ausencia total de ruido. El precio es también notablemente menor que el de los proyectores convencionales (unos 350 euros). El tamaño de la proyección es de entre 5 pulgadas y 50 pulgadas (1,25 metros de diagonal).

El MPro 110 dispone de dos entradas de vídeo (ninguna de audio) en las que es posible conectar cualquier aparato que tenga salida VGA o de vídeo compuesto (RCA): reproductor de vídeo, móvil o PDA, ordenador, cámara de foto o vídeo, etc.

Admite diferentes resoluciones de entrada (entre 640 x 480 y hasta 1280 x 768 píxeles) pero su resolución nativa es de sólo 640 x 480, que resulta escasa para una proyección de más de 10 o 15 pulgadas, aunque también esto depende de lo que se esté visualizando –se nota más si es una pantalla de ordenador con texto y menos si es una película.

La alimentación es por conexión a la red o usando la batería incluida, que le otorga una autonomía de entre 40 y 60 minutos.

Mpro 110 3M

En vivo el MPro 110 resulta muy cómodo de manejar y muy fácil de poner en marcha. Pero no esperes una imagen nítida y deslumbrante. La escasa potencia de las lámparas obligan a poner totalmente oscura la habitación para ver la proyección con un contraste cómodo, y aún así la imagen resulta apagada y con poca definición. En este sentido defrauda un poco ya que realmente con la luz normal de una habitación la proyección se vuelve prácticamente invisible.

Aunque la portabilidad, facilidad de uso y comodidad que proporciona son excelentes, si realmente quieres que tu presentación impacte y se vea es mejor que utilices un proyector potente que llene de luz la pantalla, cosa que el MPro 110 de momento no consigue.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear