Por @Alvy — 23 de Abril de 2015

Historial de Google

La forma de descargarlo es ir a Google History, desplegar el menú de Preferencias (rueda), elegir Descargar y seguir las instrucciones. Pero…

Hay tres razones para descargar tu historial de búsquedas en Google: (1) quieres comprobar lo que Google sabe de ti; (2) quieres hacer algún experimento o comprobación con esa información altamente personal; (3) eres un amante del riesgo que igual se tira en paracaídas que deja una información personal tan relevante dando vueltas por ahí.

En cualquier caso, Google es muy claro: «descargar ese historial no es la típica chorrada»; supone transferir del buscador de Google a Google Drive toda esa información, que luego descargas cuando te avisan por correo y se queda en tu ordenador – probablemente circulando por ahí, en copias de seguridad y mucho más.

Teniendo en cuenta la cantidad de problemas que puede suponer que alguien que no seas tú conozca esas búsquedas, lo críticos que sean esos «secretos personales», profesionales o industriales y todos los problemas de privacidad que pueden surgir, mejor utilizar esta función con mucho cuidadín. Ya sabemos que el propio historial de búsquedas es muchas veces motivo/prueba en casos de divorcio, despidos, espionaje industrial y otras cuestiones legales si cabe más importantes.

Eso sí: la opción Activar historial web es opcional: supuestamente mejoran la información, las predicciones y la publicidad que te muestra Google. Si no te gusta la idea, nunca pulses el botón azul en Google History. (Si la tienes desactivada, esta nueva función te descargará un historial «vacío»). Si pese a esto te sientes incómodo, comprueba en las preferencias de tu navegador que tampoco se estén guardando localmente.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear