Por @Alvy — 25 de Marzo de 2016

Una de las aplicaciones más curiosas de los vídeos 360° es la de mostrar cómo son realmente algunos lugares con un realismo enorme: «como si estuvieras allí». En este ejemplo se puede ver en pantalla o con unas gafascartón de esas las interioridades de uno de los datacenters de Google, situado en Dalles, Oregon.

La seguridad de estos sitios es extrema; de hecho se pueden ver muchos de los sistemas de control de acceso a lo largo del vídeo, incluyendo vallas, puertas con contraseña y sensores biométricos. Un tipo robusto y con cara de pocos amigos acompaña al presentador en todo momento. Es una sensación curiosa ver las máquinas en las que están los discos que guardan los ceros y unos de lo que estás viendo estos momentos (tanto el vídeo como parte del código de esta página web proviene de uno de esos servidores).

Uno de los chismes más rústicos pero espectaculares es la máquina destructora de discos duros: cuentan que cuando un disco falla no se andan con muchos miramientos. Simplemente se reemplaza por otro, que se autoconfigura por sí mismo. Pero el original pasa por la «máquina que come discos» para garantizar que nadie (ni el FBI) pueda recuperar lo que estuviera allí almacenado.

La denominada «sala mecánica» es donde están todos esos famosos tubos de Internet; en realidad las tuberías pintadas con los colores del parchís de Google no transmiten datos ni son «el tubo de YouTube»: son gigantescas tuberías de refrigeración a través de los cuales circulan el agua y el aire. Irónicamente, como dice uno de los técnicos, estas máquinas que almacenan la «nube de Internet de Google» producen vapor que sale al exterior y se condensa en nubes «de verdad»: Google genera nubes para poder mantener su «nube». Y un dato a destacar: todo el montaje tiene «huella de carbono cero» de modo que lo que contamina lo compensa por otro lado.

Pero, ¿es Google todo lo que se ve ahí? No: sólo una pequeña parte. Tal y como explican, «en Google tenemos muchos más como este: esto es un solo cluster en una sola planta de un solo datacenter. Y tenemos muchos.»

Más:

Compartir en Facebook  Tuitear