Por Nacho Palou — 25 de Marzo de 2016

Más allá de los coches mulas --coches en desarrollo disfrazados con carrocerías de modelos anteriores-- o de los clásicos recubrimientos con sacos, con tejido que tapa partes o formas de los prototipos, de un tiempo a esta parte se recurre cada vez más al uso de vinilos de camuflaje que aprovechan los efectos ópticos para disimular e incluso ocultar rasgos de los coches nuevos.

La gracia del asunto está en que se trata de un camuflaje que resulta efectivo a simple vista. Puedes tener un coche ante tus narices, o en una fotografía, y que no resulte nada fácil determinar algunas de sus formas, o el conjunto de líneas.

A la vez de eso, ese tipo de camuflaje también es efectivo y dificulta la obtención de modelos por ordenador a partir de imágenes. Además de evitarse el engorro de usar fundas de tejido u otros materiales el vinilo permite rodar los coches sin impedimentos ni obstáculos que alteran el rendimiento y los ruidos aerodinámicos durante la circulación en carretera abierta.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Microsiervos Selección


Un mundo feliz

EUR 3,79

Comprar


Armas, gérmenes y acero

EUR 9,45 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección