Por @Alvy — 18 de Octubre de 2012

Aberrantes para unos, elementos indispensables de la historia de Internet para otros, desde su invención los GIF animados han despertado todo tipo de sentimientos: entre el odio y la admiración artística. Lo que fuera una idea original de CompuServe como formato de intercambio general fue adaptado por los navegadores de la época a pesar de sus limitaciones técnicas; pronto los usuarios descubrieron una de sus más curiosas posibilidades: podían contener imágenes animadas.

El resto es historia: gatos, bebés, porrazos… toda una rama de la memética desarrollada a base de repetir los mismos fotogramas una y otra vez, hasta el infinito.

Desde aquellos GIF animados del «Página en Construcción» y el sobre de correo volando hacia el buzón que plagaban las webs los 90 hasta los cinemagraphs actuales –una especie de resurrección de los GIF con toques vintage y modernos de lo que ya un cadáver tecnológico– han transcurrido casi 25 años. Más que suficiente para repasar su historia en un minidocumental de PBS DigitalStudios.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear