Por @Alvy — 12 de Junio de 2018

memes de Internet

En un amplio estudio titulado On the Origins of Memes by Means of Fringe Web Communities (Sobre los orígenes de los memes a través de las comunidades web marginales) un grupo de investigadores de varias universidades han unido esfuerzos para investigar el origen de los memes de Internet, sus métodos de propagación y algunos de sus tipos (por ejemplo los memes racistas o políticos).

En el estudio utilizaron sistemas de reconocimiento de imágenes para detectar duplicados y variantes de los mismos memes temáticos (ej. Pepe la rana, Guardiola, Trump con su gorra Make America Great) y muchas herramientas estadísticas. Comprobaron principalmente cómo se difundían en Twitter, Reddit y 4chan (los sitios de donde suelen surgir) y cómo se agrupaban en clústeres alrededor de temáticas e incluso usuarios concretos. En total analizaron unos 170 millones de imágenes.

Entre otras cosas comprobaron cómo muchos memes surgen y luego se politizan y convierten en «armas» de diversas ideologías. 4chan y Reddit son los sitios más propensos a convertirlos en «contenidos de odio y racismo» (lo cual tampoco es que sea una novedad, pero bueno) y Twitter el más tranquilo y neutral – pese a lo que pueda parecer. Algunas redes están muy asociados con los sitios en que se publican (ej. Facebook) o incluso porque por formato no pueden ser imágenes estáticas sin más (ej. YouTube). En casi todos se observan ramificaciones y variantes una vez que han calado, de los que a veces extraen datos curiosos. Desde luego el estudio es interesante para todos los analistas de las redes sociales y este tipo de historias.

El personaje con más memes resulta ser Donald Trump; la temática más habitual: la política. Así que ser el político más memeable y encima del «país más poderoso del mundo» tiene todas las papeletas para pasar a la posteridad – para bien o para mal. Puede que haya otros memes que puntualmente tengan picos de popularidad superiores, pero a la larga Trump se lleva el gato al agua.

(Vía MIT Technology Review.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear