Por Nacho Palou — 17 de Febrero de 2012

El diario The Wall Street Journal, en su artículo Google's iPhone Tracking, Web Giant, Others Bypassed Apple Browser Settings for Guarding Privacy acusa y muestra evidencias de que Google y otras compañías de publicidad móvil han estado ignorando la configuración de la privacidad del navegador web Safari, tanto en sus versiones móviles (iPhone, iPad y iPod Touch) como de ordenador (Mac, PC).

Es importante aclarar que a pesar del título del artículo del WSJ esto no tiene nada que ver con el "seguimiento" (geográfico) de los iPhone, sino con el seguimiento de los sitios web por lo que navegan los usuarios de iPhone.

Lo cual no hace menos grave que se usen trucos para ignorar los deseos de los usuarios respecto a si sus hábitos de navegación pueden observarse y utilizarse con fines comerciales, de venta de publicidad.

El truco, descubierto por un investigador de Stanford, "permitía a Google hacer un seguimiento de los hábitos de navegación web también de las personas que intentaban evitar ese tipo de monitorización", dice el WSJ.

Añade el artículo que "hasta hace unos días Google explicaba en sus páginas cómo los usuarios de Safari podían bloquear este tipo de seguimiento [pero] Google eliminó este texto la noche del pasado martes."



La página con instrucciones para evitar la instalación de cookies de publicidad en Safari, tal cual era el martes por la noche. Explicación omitida en la versión actualmente online.


Se puede ver esa modificación en el texto gracias -irónicamente- a la caché de Google, precisamente con fecha del martes 14 por la noche: la versión cacheada ofrece instrucciones para desactivar el seguimiento en Safari; la versión actual omite esas instrucciones.

Respecto a este tema, Google dice que "el WSJ ha interpretado erróneamente lo ocurrido [...] y que es importante destacar que estas cookies de publicidad no recopilan información personal."

También según Google sortear la elección de privacidad del usuario es "una característica de Safari", pero Apple dice estar ya "trabajando para poner fin a eso", a saltarse la configuración de privacidad elegida por el usuario de Safari.

A raíz de esta nueva polémica originada por las prácticas de Google en lo que a la intimidad de sus usuarios se refiere (todavía está calentita la polémica modificación de las condiciones de uso, entre otros episodios), la Electronic Frontier Foundation -que si bien menciona que todo esto también podría ser un "efecto secundario" del botón +1 de Google- ha dirigido una carta abierta a Google: "Es hora de un nuevo capítulo en la política de Google respecto a la privacidad de sus usuarios. Es hora de comprometerse a dejar que los usuarios elijan acerca del seguimiento y la monitorización y respetar sus deseos."

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear