Por @Wicho — 29 de Mayo de 2006

Ya hace algún tiempo que se viene oyendo el «run-run» de que si hay o no una nueva burbuja hinchándose alrededor del fenómeno Web 2.0 -aún cuando para muchos tan siquiera está clara su definición- y cada vez se oyen más noticias de empresas compradas o que reciben inyecciones de capital.

Juan Freire analiza unos cuantos puntos de vista y propone una serie de enlaces en Elogio de la exuberancia irracional: ¿está a punto de explotar la burbuja social? que cuando menos dan para pensar.

Y como dice al final:

Bienvenida a la exuberancia irracional. Gracias a las burbujas se inyecta dinero privado que, aunque sólo sea en una pequeña parte, se traduce en innovación útil para los usuarios. Si al final no explota todos ganarán (usuarios, emprendedores e inversores), pero aún si estalla los beneficios para la mayoría serán indudables. Por supuesto, el mayor riesgo lo correrán los inversores… para algo son el capital riesgo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear