Por @Wicho — 24 de Noviembre de 2006

Uno de los temas que surgió el sábado pasado en la mesa sobre Blogs y ética del EBE fue el peligro de que en algún momento las grandes empresas -y las no tan grandes- se den cuenta de que por su tamaño y recursos pueden conseguir que los bloggers no hablen de ellas enviándoles alguna comunicación en la que les conminan a retirar su nombre y/o logotipo de sus anotaciones.

Tengan base legal o no este tipo de comunicaciones, lo cierto es que a más de uno nos meterían un buen susto en el cuerpo con una comunicación de este estilo, y habría que ver quién es el guapo que les planta cara.

A raíz de esto nos preguntábamos qué repercusiones podría tener el registro de de la marca BLOG por parte de Sogecable, lo que destapó Javi Casares en Sogecable es dueña de los BLOG, aunque luego pareció dar un poco de marcha atrás e intentar quitarle hierro al tema en Aclaraciones sobre el tema BLOG, y Pedro, que sabe de estas cosas, aunque no estaba enterado del tema, quedó en echarle un ojo.

Su conclusión, que presenta en Experimentos con gaseosa, es que en principio no debería haber ningún problema, ya que Sogecable ha registrado una marca denominativa con gráfico, pero le preocupa que la palabra BLOG vaya suelta, sin ninguna desinencia, así que ha decidido hacer una prueba y va a pedir el registro de la marca blog en la clase de Niza 42, lo que en «cristiano» quiere decir que va a intentar registrarla en

servicios científicos y tecnológicos, así como servicios de investigación y diseño relativos a ellos; servicios de análisis y de investigación industrial; diseño y desarrollo de ordenadores y software; servicios jurídicos
Supone que la Oficina Española de Patentes y Marcas le denegará el registro de oficio, pero de no ser así, se abriría un periodo de dos meses para oponerse a la concesión del registro, y ahí se vería quién o quienes se oponen.

Desde luego, si Sogecable lo hiciera, sería como para sospechar que sus intenciones al registrar BLOG de la forma en la que lo han hecho van más allá de lo razonable, aunque podría haber más candidatos a oponerse a esa concesión. Veremos qué pasa.

¡Ah, sí! Si por una casualidad Pedro consiguiera registrar la marca BLOG, se compromete, incluso bajo contrato, a no hacer valer sus derechos contra ninguno de nosotros

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear