Por @Alvy — 12 de Agosto de 2022

Me crucé con uno de los muchos vídeos que tiene Lord Draugr en su canal y como me gustó el estilo y, sobre todo, el contenido, acabé saltando de un a otro. Mi conclusión es que a este tío deberían darle una medalla al servicio público; lo que me extraña es que no lo hayan fichado ya en alguna televisión. (Aunque en Internet se vive mejor, eso es cierto).

Los vídeos de este «periodista de cosas que pasan en internet», como se autodefine, aunque también dice ser «más guionista que periodista, osea, youtuber» parten de una misma idea: denunciar estafas y engaños de todo tipo que circulan por la red, investigándolas en primera persona –en ocasiones, incluso comprando productos y servicios– y mostrando luego la experiencia con secuencias de vídeo, audio y datos obtenidos mediante OSINT, eso es, «inteligencia de fuentes abiertas», empezando por el clásico y siempre poderoso «buscar en Google».

Entre los que vídeos estuve revisando hubo muchos que me llamaron la atención y me gustaron, pero especialmente estarían los de:

Aparte, hay otros más genéricos como:

El humor que despliega es incisivo y sarcástico, fino, fino. Y montaje y producción de los vídeos, que llevan su trabajo, se ve humilde pero resulta fenomenal. En su canal hay ya más de 60 vídeos, así que si alguna vez has tenido alguna duda sobre si algo es un timo o no, si merece la pena o quizá no tanto, no estaría de más echar un vistazo rápido por si ya se ha investigado alguna vez. ¿Apuestas deportivas?, ¿Cursos de Bitcoin?, ¿Superar la depresión? Están todos ahí.

Lord Draugr tiene principalmente su canal de YouTube pero también un canal secundario con entrevistas no menos interesantes, un blog en el que publica ocasionalmente, además de la cuenta de Twitter @LDraugr donde hay información más fresca.

Como decía uno de los comentaristas de sus trabajos, sus vídeos son todos «un magistral equilibrio entre técnicas narrativas, promoción del pensamiento crítico y humor», la combinación perfecta para aprender, divertirse y escuchar algo útil y educativo al mismo tiempo para sobrevivir en esta Internet más hostil cada día en la que nos movemos.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 18 de Diciembre de 2021

Culturas digitales: cómo internet nos ha cambiado la vida

Estuve hace algunas semanas en una charla/presentación sobre Culturas digitales, el libro del profesor José Luis Orihuela, cuyo inestimable legado en Internet ha venido volcando en eCuaderno desde hace más de dos décadas. De hecho @JLori es uno de los tuiteros, blogueros y webdoscereros más veteranos de la blogosfera y de los ámbitos educativos de la comunicación.

El libro, editado por Eunate, va ya por su segunda edición y son más de 300 páginas sobre la cultura internet, la educación, el hipertexto, la comunicación, la identidad y muchos más temas. Son en total 92 ensayos (por no llamarlos «anotaciones») perfectamente curados y organizados en 14 capítulos temáticos, que completan una especie de trilogía que comenzó con 80 claves sobre el futuro del periodismo (Anaya Multimedia/800books, 2011) y Los medios después de internet (UOC, 2015) que lo complementan desde el punto de vista más concreto del periodismo y los medios de comunicación.

El libro comienza por una pregunta clásica: ¿Qué es internet? y pasa a hablar de las metáforas y paradigmas de la comunicación: el hipertexto, la influencia, la blogosfera, Twitter… Pero no termina sólo en la Web 2.0, se adentra más allá animándose a hablar de la blockchain, de la ramificaciones políticas y los activistas que entretejen sus argumentos dentro y fuera de la red.

Es un libro profundo de esos en los que cada mini-ensayo hace pensar e investigar un poco más, a lo cual ayudan las notas y referencias que hay en las últimas páginas. Una de las cuestiones sobre las que hablamos el día de la presentación fue lo que Orihuela denomina la volatilidad de las direcciones URL, una especie de pandemia que achaca a todos los sitios de cierta antigüedad (o no tanta). En el libro, por ejemplo, ha optado por no incluir URLs –que pueden morir– sino referencias a títulos y autores que tan sólo requieren una sencilla búsqueda para localizar los documentos.

Hacen falta más libros como este, sobre todo tan bien curados y con textos tan interesantes, de estos que «conectan los puntos», como dice el autor, para paliar un poco el languidecer de la Web, esa Web que tanto amamos y que tan jodida está. Esa Web que ha transformado la forma de crear y disfrutar productos culturales y que sin duda ha cambiados nuestras vidas.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 9 de Diciembre de 2021

CMS market share analysis December 2021

Joost de Valk ha publicado estos datos a diciembre de 2021 acerca del mercado de los CMS en Internet (Sistemas de Gestión de Contenidos). El resumen rápido es que WordPress es el #1 indiscutible (43%), seguido de «ninguno concreto» (sitios webs hechos a medida, 29%) y Shopify (4%). Si no se tuvieran en cuenta los sitios genéricos «sin» CMS estaríamos hablando de que dominaría más del 80% del mercado. No está nada mal para un CMS que comenzó como un pequeño invento en PHP para escribir blogs.

En la tabla de los Top 10 siguen a WordPress y Shopify otros como Wix, Squarespace, Joomla, Drupal, Blogger, Bitrix, Magento y OpenCart. Como dice un poco irónicamente el análisis, en los últimos meses WordPress ha seguido creciendo «sólo» un 0,2% mensual.

Además de todos estos en el campo del eCommerce también aparece por ahí WooCommerce, y la conclusión de De Valk es que teniendo en cuenta que hay un gorila llamado WordPress, lo que parece estar tirando más son los proveedores de servicio que incluyen el hosting, especialmente Shopify, Wix y Squarespace.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 2 de Noviembre de 2021

Low Tech Site

Me crucé con interesante y un poco viejuno pero atemporal artículo de Low-Tech Magazine titulado How to Build a Low-tech Website? (Cómo construir un sitio web de baja tecnología). En él se describe cómo crear páginas web para albergar en un servidor que busque el consumo energético más eficiente posible. Que gaste menos que un mechero, vamos, algo muy de moda dadas las circunstancias energéticas por las que atravesamos últimamente. La idea básica son páginas web estáticas y ligeras, estilo blog –que no necesitan mucha capacidad de cómputo– en un servidor web que funciona con energía solar a baterías y que incluso para ahorrar puede funcionar sólo «a ratos».

Entre otras cosas el artículo explica cómo se aplican todos estos principios (lo pusieron en marcha en su propio blog):

  • Diseño HTML sencillo, con un tamaño/peso de las páginas que es 5 veces más reducido de lo habitual.
  • 100% alimentado por energía solar «real».
  • Páginas estáticas, sin base de datos, almacenadas en un disco duro.
  • Imágenes con dithering, de 4 niveles de gris, más ligeras.
  • Tipografías por omisión. ¡Oh, Times Roman!
  • Sin logotipo.
  • Sin anuncios, cookies, ni seguimientos.
  • Con versiones offline (¡incluso en papel!)

El servidor es un Olimex A20 computer con un procesador de 2 GHz, 1 GB of RAM y 16 GB de almacenamiento. Corre Armbian Stretch (Debian) y está conectado con fibra de 100 Mbps a Internet. Y con eso tira de sobra, consumiendo sólo un máximo de 2,5W.

¿Y cómo es eso de que funciona «a ratos»? La energía proviene de una batería de 12V y 7Ah que se recarga mediante un panel solar con una potencia de 50 Wp. Teóricamente como el servidor es de bajo consumo y todas las páginas están en el disco duro en estático y no requieren mucho más puede funcionar hasta 24h. Pero los días que no hace sol no se recarga de modo que la disponibilidad depende del tiempo que haga en Barcelona (que es donde está situado). Así han calculado que a veces estará simplemente apagado, pero es algo que no debería suceder más allá de 1 ó 2 días seguidos. En total son unos 30 días offline al año, que sería un 8% del tiempo. Así que a tomarlo con filosofía pensando que si no está ya volverá, y que el coste energético de mantenerlo al 99,99% del tiempo a veces simplemente no merece la pena.

Definitivamente es una interesante filosofía de ahorro máximo y funcionamiento low-tech alternativo, que si bien requiere sacrificar algunas cosas (un sistema de contenidos para gestionarlo, imágenes en color, tipografías chulas) tiene otras que pueden ser importantes si la energía disponible es extremadamente poca o extremadamente cara. Como solemos decir, lo importante es el concepto tras estos proyectos tan peculiares.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Desarrolla más rápido con Xojo